Mostrando las entradas con la etiqueta Fabulas de Esopo. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Fabulas de Esopo. Mostrar todas las entradas

El Perro del Hortelano

Cierta vez, un Hortelano tenía un enorme perro como guardián de sus cultivos. El Can, era tan agresivo que ningún ladrón se atrevía a invadir los cercos de los sembríos de su amo. El Amo alimentaba bien a su Perro lo mejor que podía gracias a su gran tarea de guardián y así, estaba seguro que continuaría cuidando sus campos.

Un día, un Buey del establo, quiso tomar un bocado de alfalfa que el amo guardaba; pero el Perro muy furioso se interpuso y mostrando sus dientes, trató de ahuyentarlo. El Buey molesto por su conducta, le dijo:

"Tonto Perro envidioso. No comes ni dejas comer. El amo te brinda a cada quien lo que necesita y la alfalfa no es tu alimento. No hay razón alguna para que interfieras en negocio ajeno."

el perro del hortelano fabula de esopo

Moraleja
Agua que no has de beber, déjala correr.

El Zorro y el Cuervo

Cierta vez, un Cuervo de los feos el peor, hurtó un queso y fue a saborearlo en la copa de un árbol.

En ese mismo momento, un hambriento Zorro que merodeaba por ahí, lo vio y con intención de quitarle el queso, empezó a adularlo de la siguiente manera:

"Definitivamente, usted es una preciosa ave. No hay entre los pájaros otro que tenga esa belleza, majestuosidad y plumas galantes espectaculares. Su voz ha de ser tan fascinante que sin duda, no hay nadie que le iguale en perfección."

El Cuervo envanecido por tantos elogios, quiso mostrar su voz al astuto Zorro, y al empezar a graznar, dejó caer el queso que tenía en su pico. Por otro lado el ladino Zorro que no deseaba otra cosa, cogió de inmediato el queso con sus dientes y lo devoró bajo la sombra de un árbol dejando al hambriento Cuervo burlado.

fabula el zorro y el cuervo

Moraleja
Quien te envanece y engríe,
de tu necedad se ríe.

El Charlatán y el Monarca

Cierta vez, un Charlatán aseguraba que era capaz de convertir en un Asno común y corriente, en un gran y elocuente orador. Cuando la noticia llegó a oídos del Monarca, lo convocó a su palacio y teniéndolo ya presente, le dijo:

"Tengo en mis pesebres a un hermoso jumento. Deseo que lo prepare para que sea un gran abogado."

"Será un placer concederle gran tarea su Majestad. Para dicha tarea, necesito que me brinde un plazo de diez años." - Dijo el Charlatán.

"Está bien."  - Respondió el Monarca —. "Te concederé el plazo que pides y por eso te daré una buena recompensa, pero si no cumples lo prometido, te advierto que serás castigado con la horca."

Una vecina que merodeaba por ahí que había escuchado todo, se acercó al Charlatán y le dijo:

"Oye amigo, ¿cómo se te ocurrió hacer ese tipo de promesas?"

"¡Qué tonta es usted amiga!" - Respondió el Charlatán - "En diez años de seguro muere el Rey, el Asno y tal vez, hasta yo."

el charlatan y el monarca animada

Moraleja
El tiempo cura los males, y olvida promesas banales.

La Rana que decía ser médico y la Zorra

Cierta vez en un día tranquilo, una Liebre herida pedía tristemente ayuda en el bosque:

"Ayuda por favor, ayuda por piedad quien sea. Necesito de un médico. Un Cazador me ha hecho daño cazándome y me ha dejado coja de una pata. Si no me curo, seré presa fácil de los depredadores. ¡Ayuda por favor!."

Tras tantos pedidos de auxilio, los animales se acercaron a ella pero ninguno pudo ayudarla, ya que no tenían los conocimientos para curar a la Liebre moribunda, así que sólo pudieron seguir buscando a alguien que pueda ayudarla.

Las voces de ayuda continuaron yendo hacia lugares más profundos del bosque, hasta que de pronto, llegó voces de ayuda a un pantano donde vivía una Rana. Esta al tener noticia de lo sucedido, se dirigió lo más rápido que pudo hacia donde estaba la Liebre herida, y cuando llegó, dio grandes voces ante la multitud:

"¡Permiso, permiso, yo soy médico y se el remedio para todo tipo de los males. Permiso por favor, déjenme pasar."

Una Zorra que estaba en los alrededores, oyó cómo la Rana se hacía presente y curiosa por dicha actitud, le respondió:

"Oye Rana, ¿cómo te atreves a anunciar que puedes ayudar a otros, cuando tú has llegado aquí cojeando?, ¿eres incapaz de curarte a ti misma?"

fabula la rana que decía ser medico y la zorra

Moraleja
No trates de enseñar lo que con tu ejemplo no puedas demostrar.

El Niño que se Ahogaba

Cierta vez en un río un poco profundo y turbulento, estaba un Muchacho ahogándose y con grandes fuerzas de gritos, pedía auxilio.

En ese momento, pasó un Viajero. Cuando el Joven lo vio, le pidió ayuda su ayuda para que lo saque de su terrible problema. Sin embargo aquel Viajero solo se quedó de pie observándolo, se puso a regañar al Joven por ser muy imprudente y llegar a dicho estado.

El Joven haciendo un gran esfuerzo para mantenerse a flote, reunió nuevamente fuerzas, y pidió a gritos ayuda al Hombre diciéndole:

"¡Señor, por favor, deje de hablar, primero ayúdeme y luego me regaña todo lo que usted quiera!"

fabula niño que se ahogaba

Moraleja
Un buen consejo, debe ir acompañado de una ayuda.
No sirve de mucho aconsejar sin ayudar.

El Escorpión y la Rana

Cierta vez a la orilla de un río, estaba desconsolado un Escorpión porque quería pasar a la otra orilla.

Una Rana que estaba pasando por allí, vio triste al Escorpión y acercándose para saber que lo aquejaba, le preguntó sobre su dilema.

El Escorpión contó a la Rana que quería atravesar el río, pero que no tenia forma alguna de poder hacerlo ya que para él era imposible. Al oír eso, la Rana decidió ayudarlo para que cruce el río con la condición, de que no lo vaya a hacer año. El Escorpión agradecido aceptó.

Así, el Escorpión y la Rana fueron cruzando el río, pero a mitad de camino, la Rana sintió el aguijón del Escorpión en su espalda y como el veneno le hacía efecto haciendo que se adormezca. Antes de desfallecer, la Rana giró su cabeza y le dijo al traidor:

"¡¿Cómo es posible?!, ¡Dijiste que no me harías daño, ahora por tu culpa moriremos los dos ahogados!"

El Escorpión sin demora respondió:

"Lo siento mucho Rana, no puedo evitar lo que soy. Esto está en naturaleza."

fabula escorpion y la rana

Moraleja
No creas que otras personas harán las cosas del mismo modo que tu.Aunque intenten ser otra persona, siempre llevaran en su interior la que en verdad son.

Bóreas y Hélios

Hace mucho, Bóreas (el Viento del Norte) y Hélios (el Sol) discutían por quien de los dos era el más fuerte de ellos.

Un día de tantas discusiones, vieron pasar a un Caminante con capa y sombrero. Llegando a un acuerdo, decidieron ambos ceder todo el crédito de la victoria a aquel que consiguiera quitarle las vestimentas a este señor.

El primero fue Bóreas, que empezó a soplar y soplar con fuerza para lograr su objetivo, sin embargo, el hombre apretó su vestimenta sin ceder. Bóreas sorprendido decidió soplar aun más fuerte, pero el Caminante incómodo por el frío, sacó otro manto aún más grueso y se lo puso encima continuando su camino. Bóreas muy cansado y aceptando su derrota, dijo no poder más y cedió el turno a Helios.

Cuando Helios empezó, lució con moderación una sonrisa que provocó calor al Caminante hacer que se quite el manto que se había puesto. Luego Helios empezó a aumentar su calor con grandes y cálidos rayos de luz. El Caminante ya no pudiendo soportar el terrible calor, decidió quitarse su capa, sombrero y traje, y fue al río a darse una refrescante zambullida.

fabula boreas y helios

Moraleja
La persuasión es mucho más eficaz que la fuerza.
Fábula similar: El Viento y el Sol

El Lobo y el Murciélago

Cierta vez, estaba volando de rama en rama un somnoliento Murciélago, hasta que de pronto, cayó sobre un Lobo dormido.

El Lobo despertó al instante, lo cogió e intentó devorarlo. El Murciélago clamó piedad y ser liberado, pero el Lobo le dijo:

"Te dejaré libre pero con la condición de que me digas, por qué los Murciélagos son tan alegres e inquietos. En cambio, yo siempre paro molesto y cansado."

El Murciélago respondió:

"Usted me asusta mucho. Por favor libéreme y le explicaré con detalles."

El Lobo accedió a su petición y lo dejó libre. Luego el Murciélago le dijo a hincapié:

"Se fastidia mucho su vida usted señor Lobo, porque es malo y su crueldad seca su corazón. En cambio, nosotros somos alegres porque jamás intentamos hacer daño al prójimo."

fabula de el lobo y el murcielago

Moraleja
La alegría es la fragancia de las personasque no hacen daño a nadie.

Esopo y los Esclavos

Cierta vez, caminaba Esopo en compañía de muchos Esclavos y su Amo. Ellos tenían muchos bultos pesados que llevar, y al no congeniar entre ellos quien llevaría los más pesados, se originó una discusión entre los Esclavos.

Esopo era el jefe que debía dar el ejemplo, así que viendo tal alboroto, dijo:

"Yo me encargaré del cesto de provisiones que es el más pesado."

Aquella actitud, motivó a que los demás carguen los bultos restantes sin poner pero alguno.

Tras una larga caminata, se hizo una parada para que todos puedan desayunar. Todos obtuvieron comida del cesto de provisiones que llevaba Esopo, y así, había disminuido su peso. Cuando terminaron de comer, prosiguieron su camino.

Al llegar el medio día, todos se dispusieron a descansar para que puedan almorzar tranquilamente, y así, siguió disminuyendo la comida del cesto otra vez. Al atardecer, se hizo otra parada y de la misma manera, disminuyó la comida.

Al Anochecer, los Esclavos cansados aún llevaban la misma carga, en cambio Esopo, llevaba ya sólo un cesto vacío.

fabula esopo y los esclavos

Moraleja
El hombre inteligente y astuto,
hasta de los males saca fruto.

El Astrónomo

Hace mucho en un lugar donde la ciencia era muy importante para sus habitantes, había un Astrónomo que gustaba de caminar siempre por las noches para observar las estrellas.

Un día, uno de sus colegas le comentó que en el cielo había aparecido un extraño astro. El Astrónomo fascinado por dicha novedad, decidió salir de la cuidad para poder ver con sus propios ojos aquella nueva estrella.

Caminando fervientemente hacia su destino, imaginaba y soñaba una y otra vez cómo sería aquella estrella, sin embargo en su caminar, no se percató de que más adelante había un agujero y cuando ya era demasiado tarde, lo pisó y cayó hacia el piso.

Cerca donde cayó el Astrónomo, pasó un Hombre que al verlo, se acercó y le dijo:

"Permíteme ayudarte amigo, pero ten cuidado por donde caminas a la próxima. Debes estar atento hacia donde vas, ya que te puedes encontrar con cualquier cosa en tu camino."

fabula corta el astronomo

Moraleja
Antes de lanzarse a la aventura,
hay que conocer el lugar por donde se transita.

La Comadreja y las Gallinas

Cierta vez en un corral de una granja, se encontraban varias Gallinas enfermas de una extraña peste. Esa noticia llegó a los oídos de una Comadreja que hace mucho no probaba el sabor de una suculenta Gallina.

La pícara Comadreja aprovechó el descuido del Amo para ingresar al gallinero disfrazada de doctor. Con instrumentos en mano se acercó a las Gallinas y les dijo:

"Queridas damas, no se preocupen más. Se que todas ustedes están mal, así que si me lo permiten, pasaré a examinarlas una a una para curar todos sus malestares."

Las Gallinas ya enteradas de las mañas de la Comadreja, se pusieron de acuerdo y dijeron a la bandida:

"Muy bien, pero estaremos mucho mejor de salud si usted farsante, desaparece de nuestra vista. ¡Váyase muy muy lejos!"


fabula la comadreja y las gallinas enfermas

Moraleja
Con todos gasta cautela,
que el que menos corre, vuela.

El León y El Elefante

Un día, con escandaloso canto "quiquiriquí" de un Gallo, se rompió la quietud de una mañana. Un León al escucharlo, tembló de espanto y se dijo:

"No merezco seguir viviendo si el poder se diluye ante insistencia tan miserable."

Cuando así se recriminaba, vio llegar, pálido y tembloroso, a un gran Elefante. El León inquieto le preguntó:

"¿Qué aqueja y atemoriza a la más grande de las bestias?"

El Elefante respondió:

"¿Ve usted a aquel mosquito?. Ni más bien se posa dentro de mis orejas, su zumbido me vuelve loco de dolor."

El León rugió y dijo:

"¡Que dicha!, no hay poder que no esté acompañado de una debilidad."


fabula corta el leon y el elefante
Moraleja
No existe fortaleza,
sin algo de flaqueza.

La Pulga y el Hombre

Una vez, un Hombre disfruta de un placentero sueño, hasta que de pronto sintió una picazón por todo su cuerpo.

Muy molesto por dicha incomodidad, buscó por toda su cama para ver qué era lo que le causaba tanta molestia. Tras buscar un buen rato, encontró una Pulga e indignado, él le dijo:

"¿Cómo te atreves a picarme por todo mi cuerpo y privarme de mi merecido descanso insensato bicho?"

La Pulga contestó:

"Perdóneme Señor, no fue mi intención molestarlo. Le pido por favor que me deje vivir ya que por mi pequeño tamaño, no creo que lo pueda molestar mucho."

El Hombre se rió de las ocurrencias de la Pulga, y luego le dijo:

"Lo lamento Pulga, pero no tengo ningún motivo para seguir aguantando tus picaduras, no importa si es grande o pequeño el daño que me causes, tendrás que ser liquidada."

fabula la pulga y el hombre

Moraleja
Todo aquel que le hace daño a otra persona,
debe estar dispuesto a afrontar las consecuencias.

El Ruiseñor Desengañado

Hace mucho cuando llegó la primavera, se convoco a todas las aves melodiosas para luchar por un maravilloso trofeo.

Muy seguro de su éxito, el Ruiseñor emprendió rápido vuelo para nublar a sus competidores formados por innumerables canarios, alondras, jilgueros y mirlos.

Cuando inició el concurso, cada ave demostró su mejor habilidad deleitando a los oyentes con melodiosos trinos y gorjeos; pero ninguna de ellas igualó la maestría y gracia del Ruiseñor que tenía cantos divinos y celestiales que hacían a cualquiera sentirse en los cielos.

Seguro de su triunfo, el Ruiseñor se preparaba para recibir su premio, sin embargo, su desilusión fue tan grande al ver que el Jilguero era el ganador.

El Ruiseñor muy decepcionado del jurado, dijo:

"¡Oh Naturaleza! ¡No permitas la existencia de tan injusto jurado o mejor quítame la voz.!"

fabula corta ruiseñor desengañado

Moraleja
No hace justicia quien favorece,
a quien menos lo merece.

La Liebre y la Zorra

Hace mucho, una Zorra muy astuta era conocida en el bosque como la "Ganadora". Una Liebre que estaba muy inquieta por el sobrenombre de la Zorra, se acercó a ella y le dijo:

"Perdone usted señora Zorra, ¿podría decirme el secreto por la cual todos la llaman la "ganadora"?"

La Zorra asentó con la cabeza y le dijo:

"Claro pequeña Liebre, pero vamos, te explicaré todo con lujos y detalles mi secreto en una exquisita cena esta noche y así hablaremos mucho."

La Liebre contenta aceptó la invitación.

Al llegar la noche, la Liebre se dirigió a la casa de la Zorra pensando en el gran y misterioso secreto que le iba a contar. Cuando llegó, la Zorra la recibió sonriente e invitó a pasar. Una vez dentro, la Liebre se percató de que no había cena alguna, y tras segundos, entendió el por qué:

"Para mi desgracia ya veo por qué la llaman así señora Zorra. Y no es por sus trabajos, sino por sus engaños."

fabula la liebre y la zorra

Moraleja
Si al tramposo pides lección,
caerás con seguridad al abismo,
porque el tema de la lección,
terminarás siendo tú mismo.

El Oso y La Zorra

Cierta vez, una Zorra observó a un Oso que pasaba de largo junto al cadáver de un hombre. Ella le dijo al Oso:

"Oiga señor Oso, ¿no se da cuenta que deja de lado una gran presa?"

El Oso con aspecto cansado, respondió:

"Tanta es mi consideración por los Humanos, que jamás tocaría el cadáver de un Hombre ni menos el de una mujer."

La Zorra sorprendida por pensamiento y palabras de un carnicero, contesto con maliciosa cortesía:

"Su consideración seria muy apreciable si lograra experimentar por los vivos el mismo respeto que merecen los muertos."

fabula corta el oso y la zorra

Moraleja
Tan importante es el vivo,
como el venerado difunto.

El Labrador y los Perros

Hace mucho, durante una larga temporada de lluvias, un Labrador tuvo la desdicha de que su casa se había inundado por dichas lluvias.

Cuando se agotaron las provisiones, el Labrador sacrifico a sus ovejas para poder alimentar a su Familia. Varios días después, le llegó el turno a las cabras. El Labrador antes de empezar, se dijo:

"Me da pena sacrificar a todos mis animales, pero no me queda otro remedio."

Los días pasaban y las lluvias sólo aumentaron. La escases de comida era notoria así que el Labrador empezó a sacrificar a sus bueyes.

Uno de los varios Perros que el Labrador criaba, notó el gran drama que vivía la familia, así que se acercó a sus camaradas y dijo:

"Hermanos, como van las cosas pronto seremos los siguientes. Así que desde ahora huyamos y muy lejos; de lo contrario pasaremos a ser la comida del Amo y la de sus hijos."

fabula del labrador y los perros

Moraleja
Huir del peligro no es de valientes,
pero sí de prudentes.

El Labrador y Sus Hijos

Una vez, un anciano Labrador que tenia varios Hijos enemistados, decidió reunirlos y pidió un manojo de varas de madera. Luego, pidió a cada uno lo rompiera a la vez que les decía:

"Hijos míos. Dejaré como herencia mi fortuna a aquel que pueda romper este manojo de varas."

Cada uno de los Hijos intentó romper dicho manojo de muchas maneras e incluso, usando las rodillas, pero todos no pudieron. El padre Labrador notando que todos se rindieron, se acercó hacia el manojo y sacando una por una las varas, las quebró con facilitad.

Uno de sus Hijos viendo aquello, se acercó a su Padre y le dijo:

"Padre, nosotros también lo hubiéramos logrado de esa manera."

El Padre respondió:

"Esta lección, hijos míos es la mejor herencia que les dejo. Ustedes son como estas varas: unidos por el amor fraterno serán fuertes e invencibles; pero si están separados, cualquiera los vencerá."


Moraleja
La unión hace la fuerza.

10 Fábulas Cortas con Moraleja (Esopo)

Si buscas cuentos cortos en fábulas cortas con moralejas para leer y vivir aventuras fascinantes sin perder aquellas bonitas enseñanzas, las fabulas cortas que compartimos contigo a continuación pueden ser tu mejor opción.

En cada uno de estos cuentos cortos veremos a animalitos u objetos que tendrán una interesante aventura de donde no terminarán sin antes darnos un bonito mensaje con una valiosa enseñanza. Toda fábula nos ayuda a diferenciar entre lo bueno y malo, y cada uno de los personajes nos llevarán a ese objetivo claro, de paso entreteníendonos.

No se pierdan a continuación las siguientes fábulas cortas más bonitas con su respectiva moraleja.

fabula corta el leon y el lobo

Cierta vez, un Rey León y su Paje el Lobo, salieron del bosque en busca de aventuras. De pronto, dijo el Lobo:

"Detengámonos aquí mi Rey. Escucho el balido de ovejas. Si me permite, iré por una de ellas para que usted tenga una exquisita merienda."

El León aceptó y así, el Lobo se alejó.

Mientras el Rey León esperaba, soñaba y saboreaba aquel gran favorable aperitivo propuesto por su ayudante. Por otro lado el Lobo al llegar al rebaño, se dio cuenta de... Leer completo AQUÍ.


fabula corta los dos gallos y el aguila

Una vez, dos Gallos se disputaban el control total del corral en una épica pelea. Sólo aquel que pierda, tendría la vergüenza como premio y debía ocultarse del vencedor.

Cuando la batalla acabó y el perdedor se escondió, el victorioso Gallo subió rápidamente en lo más alto de un árbol y aleteando fuertemente sus alas, soltó su canto de victoria:

"Quiquiriquí… ¡Yo mando aquí!"

Atraída por el escandaloso canto del Gallo ganador, una Águila lo avistó, y sin mucha demora... Leer completo AQUÍ.



fabula corta el talento y el cuervo

Cierta vez, un sediento Cuervo tuvo la idea de cruzar un inmenso desierto en el día más caluroso del año. Debido a esta mala decisión, estuvo a punto de desfallecer, pero de pronto sus ojos avistaron algo que parecía ser un cántaro de esos, donde los humanos usan para llevar agua.

Al bajar para verificar si era cierto, su suerte fue grande porque sí tenia agua aquel cántaro; pero para su dicha duró poco ya que la boca del cántaro era tan estrecha que no podía entrar el pico del Cuervo.

El Cuervo muy pensativo y sediento, se dijo... Leer completo AQUÍ.



fabula corta el labrador y el lobo

Una vez, un Labrador llevaba su yunta hacia un arroyo tras un día de trabajo duro. Los Bueyes quienes estaban muy cansados tras el trabajo, se dijeron:

"¡Por fin termino el día! Hoy fue un día de mucho trabajo y cansancio. Un poco de agua fresca no nos caería nada mal. Dejemos el yugo y vamos a beber."

Mientras bebían y conversaban los Bueyes, pasó por allí un lobo hambriento que buscaba comida. Él al ver el arado, empezó a lamer los dos lados interiores del yugo; pero sin darse cuenta, metió su cuello dentro y no se pudo librar del yugo. El Lobo se sacudía una y otra vez y lo único que logró fue... Leer completo AQUÍ.


fabula corta el burro flautista

Un día, se encontraba un Burro alegremente caminando por la pradera hasta que encontró una pequeña Flauta de madera. Al inicio no supo que instrumento era, pero luego lo recordó. Sin mucha demora, la tomo, la olio, y tras darle un leve soplido, produjo un sonido muy agradable.

El Burro maravillado por su descubrimiento, decidió convertirse en músico. Mientras andaba muy contento el Burro, soplaba la flauta creyéndose un gran músico, y se decía... Leer completo AQUÍ.




Una vez, la Leña por acción del fuego, se convirtió en una ardiente brasa, y viéndose en gran lió, clamó auxilio al Viento para no perecer:

"¡Amigo mio, por favor, ayúdame!, ¡El calor me está matando!, ¡si esto sigue así, en poco me convertiré en cenizas!"

El Viento, apiadado de la Leña dijo:

"¡Allá voy amiga Leña!, ¡No temas!, ¡soplaré lo más fuerte que pueda para poder salvarte!"

El Viento sopló y sopló todo lo que pudo, sin embargo... Leer completo AQUÍ.


fabula corta las buenas companias

Una vez, dos niños jugaban alegremente por el campo, hasta que de pronto, se detuvieron junto a una planta espinosa. Uno de ellos se acercó y dijo:

"Oye, mira aquella bella Rosa."

"¿Acaso estás ciego?" - Dijo su compañero - "No es una Rosa, es un Cardo."

"Pero tiene olor a Rosa." - insistió el primer Niño... Leer completo AQUÍ.



fabula corta las gallinas gordas y flacas

Hace mucho, vivían en un corral varias Gallinas. Unas eran Gordas y bien alimentadas, y por otro lado, estaban las Gallinas flacas y escuálidas. Las Gallinas Gordas estaban muy orgullosas de su buena facha y constantemente se burlaban de las Gallinas Flacas diciéndoles calaveras vivientes, muertas de hambre, desnutridas y demás cosas.

Un día, el Cocinero de la casa debía preparar un gran banquete por Año nuevo, así que... Leer completo AQUÍ.


fabula corta las dos amigas

Cierta vez, dos avestruces en tierras muy lejanas, se hicieron amigas y siempre estaban juntas. Un día, mientras platicaban sobre qué querían hacer, apareció un negro y oscuro nubarrón que atentó contra su amistad.

"Hoy jugaremos a lo que yo quiera." - Dijo una de ellas.

La otra ave le respondió:

"No, mejor no. Jugaremos sólo si lo decido yo."

Ambas continuaban y se encerraban en sus propios caprichos enojándose una y... Leer completo AQUÍ.


fabula corta el cervatillo curioso

Un día, paseaba tranquilamente por el bosque en un cálido día de sol, un Cervatillo que iba detrás de su padre Ciervo admirándolo por su magnifica compostura y autoridad. Sin poder contener su curiosidad, el pequeño habló con su padre diciéndole:

"Querido Padre, usted luce grandioso y eres más ágil que los perros. Ademas, tienes una fuerte cornamenta para defenderte. Dime, ¿Por qué huyes cuando ves a un Perro?"

El Ciervo, respondió a su hijo con... Leer completo AQUÍ.

El León y el Delfín

Cierta vez por las costas de un país africano, se paseaba orgulloso un León. Tras unos minutos, apareció de las aguas un Delfín a quien el León le propuso:

"Siendo tú el Rey de la Mar, y yo el Soberano de la Tierra, hagamos una alianza para ayudarnos mutuamente."

El Delfín aceptó la propuesta sin problemas.

Días después, el León que tenía viejo lío con un bravo Toro salvaje, llamó al delfín:

"¡Acude en mi ayuda amigo!"

El Delfín por más que se esforzaba, no pudo salir del agua, por lo cual el León lo trató de traidor.

El Delfín muy indignado ante dicha acusación injusta, contestó:

"No soy ningún traidor. La Naturaleza es la culpable de haberme creado acuático, por eso me es imposible salir hacia la tierra."

fabula el leon y el delfin

Moraleja
A emprender lo imposible
no hay quien nos obligue.