La Fábula del Zorro y el Cuervo

Cierta vez, un Cuervo de los feos, el peor, hurtó un queso y con gran dicha, se fue a saborearlo en una rama de la copa de un árbol.

En ese mismo momento, pasó por ahí un hambriento Zorro que merodeaba por dicho lugar. Cuando vio al Cuervo, de inmediato tuvo la intención de quitarle su queso, empezó a adularlo de la siguiente manera:

"Cielos... Definitivamente, usted señor Cuervo, es una de las más preciosas aves. No hay entre los pájaros otro que tenga su gran belleza, majestuosidad y plumas galantes llenas de vida y brillo. He de decir, que su voz ha de ser tan melódica que sin duda, no hay nadie en este mundo que te iguale en perfección."

El Cuervo envanecido y maravillado por tantos elogios, quiso mostrar su voz al pícaro Zorro, y cuando empezó a graznar, dejó caer el queso que tenía en su pico.

Por otro lado el ladino Zorro que no deseaba otra cosa más, cogió de inmediato el Queso con sus dientes y yéndose lejos, lo devoró bajo la sombra de un árbol dejando al vanidoso Cuervo, hambriento y burlado.

la fabula del zorro y el cuervo

Moraleja
Quien te envanece y engríe,
de tu necedad se ríe.

    Facebook  Twitter  Google+  Imprimir 
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)