El hombre al que mordió un perro

Cierta vez, un Perro mordió a un Hombre. Él herido, corrió por todos lados buscando a quien le pueda curar.

Tras una larga caminata, encontró a un Vecino y tras enterarse de su dilema, le dijo lo siguiente:

"Pues yo te sugiero, que mojes un pedazo de pan en tu herida, y la arrojes al Perro que te mordió."

El Hombre herido, muy extrañado respondió:

"Pues, si de ese modo premias a un Perro por hacer daño, todos los demás perros del pueblo vendrían a morderme."

el hombre mordido por el perro

Moraleja
Gran error es alagarla maldad, ya que incita a hacer aún más daño.

El león y el Boyero

Cierta vez, un Boyero que llevaba un hato de bueyes, perdió un Ternero. Él lo buscó por todos los alrededores sin cansancio, pero tras una larga búsqueda, se detuvo y dijo lo siguiente:

"Oh gran Zeus, prometo sacrificarte un cabrito si me ayudas a descubrir quien fue el que robó mi Ternero."

Tras otra larga caminata dentro de un denso bosque, oyó un sonido, y caminando lentamente, encontró a un León comiéndose a su Ternero.

Intrigado y muy  asustado, levantó las manos al cielo y gritando dijo:

"Oh poderoso Zeus... Te prometí un cabrito como ofrenda para que me ayudes a encontrar al ladrón; pero ahora te prometo sacrificar un Toro si logro escapar de aquel nefasto León".

fabula el leon y el boyero

Moraleja
Cuando busques una solución, ten presente que al encontrarla, ésta a su vez puede convertirse en el siguiente problema.

*Boyero: Hombre que conduce a los bueyes.

El León que iba a la guerra

Cierta vez, un León decidió iniciar una guerra en varios territorios vecinos con la idea, de extender sus dominios. Él, planeaba armar un ejercito poderoso, así que decidió buscar y reclutar a todos los animales que vivían en su reino.

Poco después, logró reunir a muchos animales y luego, asignó a cada uno un puesto de acuerdo con su naturaleza. El Elefante era quien se encargaría de transportar las armas sobre su gran y fuerte lomo. El Oso fue elegido para ir al frente del escuadrón. El Zorro era el encargado de los negocios diplomáticos. El Leopardo era quien entraría por la retaguardia para sorprender al enemigo.

Cuando casi todos los animales ya tenía sus tareas asignadas, se escuchó una voz que dijo:

"Sugiero señor, que los Burros y las Liebres no participen en la guerra ya que, el Burro es muy tonto, y la Liebre es muy cobarde."

El León interrumpió y dijo:

"Se equivoca usted amigo. Ellos tendrán un lugar en mi ejército. El Burro gracias a su gran rebuzno, asustará a los enemigos. Y la veloz Liebre, será nuestro más efectivo mensajero de correos."

fabula leon que iba a la guerra

Moraleja
Hasta una falla, es virtud cuando es bien utilizada.

El pescador y el río revuelto

Cierta vez, un Pescador que estaba a punto de pescar en un río, echó su red atravesándolo de una orilla a otra. Luego, con una piedra atada al extremo de una cuerda de lino, agitaba el agua para que los peces aturdidos cayeran entre las mallas de la red al intentar huir.

Un vecino que vio al pescador en su curiosa estrategia, se acercó a él y le regaño por el revolver el río por obligarle a beber el agua turbia. El Pescador sin embargo, respondió serenamente:

"¡Si no revuelvo el río, tendré que morirme de hambre!"


Moraleja
Forma siempre tu propia opinión y no vayas a donde te quieran empujar sin que lo hayas razonado.