Fábula La Oveja y el Lobo

Una vez, estaba un hambriento y moribundo Lobo a la vera del camino echado. Una Oveja perdida, pasó por ahí cerca del rufián devorador, y al verla, le dijo al son de implorar:

"Gracias al cielo que te ha enviado a socorrerme amiga Oveja. Por favor, tráigame un poco de agua del arroyo, ya que muero de sed."

La Oveja fingió no escucharlo, pero el Lobo insistió:

"En cuanto beba esas gotitas de agua, yo mismo le prometo, sin ayuda de nadie, buscaré mi alimento."

"No lo tome a mal, señor lobo." — Respondió la Oveja haciéndose a un lado.

"Entonces, por favor cumpla mi pedido..." — Discutió el Lobo.

"No. Porque en cuanto le lleve el agua, usted me comerá. Así que adiós." — Dijo la oveja.

fabula el lobo y la oveja

Moraleja
Muerte por lobo anunciada, no mata oveja avisada.

    Facebook  Twitter  Google+  Imprimir 
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)