La Liebre y la Tortuga - Moraleja

Cierta vez, una Liebre se encontró con una Tortuga. Y al verla tan lenta y paciente, empezó a burlarse de sus patas cortas y lento caminar. La Tortuga sin embargo, se defendió y dijo a la insensata Liebre:

"Puede que sea usted muy veloz señora Liebre, pero estoy más que segura de poderle ganar en una carrera."

La Liebre sorprendida por tal decir, aceptó el reto sin pensarlo, ya que estaba muy segura de que ganaría sin problema alguno hasta, con los ojos cerrados.

Al día siguiente, ambos propusieron a la Zorra que señale el inicio y la meta. Tras un breve ejercicio, empezó la cuenta de tres e inició la carrera entre la Liebre y la Tortuga.

Oye, no te pierdas estas fábulas cortas para leer, haz clic aquí y no te las pierdas 😍🎁

La Tortuga no dejaba de caminar y caminar, pero a su lento paso, avanzaba tranquila hacia la meta. En cambio la Liebre, ni más bien inició, dejó muy atrás a la Tortuga corriendo tan rápido como pudo sin mirar hacia atrás. Tras un rato, volteó hacia atrás la Liebre y al ya no ver a la Tortuga, estuvo muy segura de su éxito, así que decidió relajarse y, se echó a dormir tranquilamente.

Poco después, la Liebre despertó y miró hacia atrás para ver si aún no llegaba la Tortuga, al no encontrarla, cambió de vista hacia la meta pero su sorpresa fue colosal al ver a la Tortuga muy cerca de la Meta.

En un intento desesperado, la Liebre corrió todo lo que pudo como nunca, pero su esfuerzo fue en vano, ya que la Tortuga llegó y ganó.

fabula corta la liebre y la tortuga

Moraleja
Con seguridad, constancia, y paciencia,
aunque parezcamos lentos, siempre lograremos el éxito.
Recuerden, poco a poco, se llega muy lejos.


Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+

1 comentario:

  1. Me gusto mucho la fabula y también la maraleja etchustale disos m 1 2 los 3 y lo tato eristo espiraleel tato.... Alguien me entendio😞

    ResponderEliminar