El Perro del Hortelano

Cierta vez, un Hortelano tenía un enorme perro como guardián de sus cultivos. El Can, era tan agresivo que ningún ladrón se atrevía a invadir los cercos de los sembríos de su amo. El Amo alimentaba bien a su Perro lo mejor que podía gracias a su gran tarea de guardián y así, estaba seguro que continuaría cuidando sus campos.

Un día, un Buey del establo, quiso tomar un bocado de alfalfa que el amo guardaba; pero el Perro muy furioso se interpuso y mostrando sus dientes, trató de ahuyentarlo. El Buey molesto por su conducta, le dijo:

"Tonto Perro envidioso. No comes ni dejas comer. El amo te brinda a cada quien lo que necesita y la alfalfa no es tu alimento. No hay razón alguna para que interfieras en negocio ajeno."

el perro del hortelano fabula de esopo

Moraleja
Agua que no has de beber, déjala correr.
Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las