Mostrando las entradas con la etiqueta Fabulas cortas. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Fabulas cortas. Mostrar todas las entradas

Los Conejos

Hace mucho, un Cazador, vivía y gustaba de la caza de Conejos.

Una día de buen y radiante sol, se encaminó hacia el bosque para conseguir nuevas presas. Cuando llegó a una zona que le pareció correcta, se dijo:

"En este lugar debe haber Conejos. Esperaré tranquilamente para ver si aparecen."

Tras un leve rato, se empezaron a mover las matas y el Cazador muy atento, templó su arco y flecha para atacar a la presa; sin embargo, un Conejo avistó con anticipación al Cazador y gritó hacia sus amigos:

"¡Cuidado!, ¡hay un Cazador a la vista!. ¡Todos huyan a sus casas!"

Así rápidamente huyeron, pero al cabo de un leve tiempo, los Conejos olvidaron el peligro y miedo, por lo que salieron nuevamente muy felices de sus casitas. Por otro lado el Cazador que conocía las costumbres e imprudencia de los Conejillos, uno a uno, los fue cazando a todos ellos sin gran dificultad.

los conejos fabula

Moraleja
De nada sirve la ciencia, sino gobierna la prudencia.

Fábula la Perra de parto

Cierta vez, una Perrita que estaba a punto de dar luz, no tenía lugar donde poder recibirlos. De pronto vio una casita de otra compañera Perrita y acercándose a ella, le dijo en súplica:

"Por favor amiga. Mire en el estado que estoy. Déjeme ocupar un cuarto para tener mis hijitos."

La compañera le respondió:

"Pasa, pasa por favor. Eres bienvenida el tiempo que necesites."

Días después, la Perrita dueña fue a visitarla. Luego le dijo:

"Hola. Regreso por mi vivienda. Creo ya los tienes y no la necesitas más."

La otra respondió:

"Ay amiga. Dame un poco más de tiempo hasta que mis cachorritos puedan valerse por si mismos. Ten piedad."

La Perrita dueña, aceptó y la dejo quedarse.

Tiempo después, ella regresó según lo acordado; exigió nuevamente su hogar pero la inquilina molesta y refunfuñando, mostró los colmillos junto a sus cachorros para luego decir:

"¡Jamás me sacarás de aquí!, ¡me quedaré hasta que se me de la gana!"

la perra del parto fabula

Moraleja
Por la puerta del confiado se cuela el bribón y taimado.

La Corneja y el Cuervo

Hace mucho, una Corneja que era muy celosa de los atributos personales de otras aves, se dijo:

"¿Pues qué de interesante tiene el Cuervo para que merezca tanta atención de los Hombres?. Yo también puedo predecir el futuro de ellos y mucho mejor."

Luego de eso, voló hacia una rama del árbol más grande, la reclamó como suya y empezó a chillar sin sentido a vista de los viajeros.

En el mismo camino, pasaban unos viajeros que al escuchar el incómodo chillido de la Corneja, uno de ellos se detuvo y acercándose ante ella, dijo:

"Pero que canto tan molesto. Mejor es seguir adelante ya que la bobería de una Corneja no tiene nada bueno por decirnos."

fabula la corneja y el cuervo

Moraleja
No hay que creer en brujas,pero de que las hay, las hay.

Curiosidades: La creencia de antaño dice que el Cuervo, es un ave que pronostica la buena ventura o la desgracia de los viajeros.

Los Tres Quejosos

Cierta vez de casualidad, se encontraron en el bosque una Mona, un Asno y un Topo. Cada uno de ellos se lamentaba de su suerte, y para soltar toda su ganas sus incomodidades, gritaron a a voz alta sus penas.

"¡Oh, pobre de mí! ¡Sin mi rabo, qué mal me veo!" - Decía la Mona en grito al cielo.

El Asno creyendo su turno, rebuzó diciendo:

"¡No!. ¡El más desdichado soy yo! ¡Me faltan las astas del buey para lucir muy bien!"

El Topo que escuchó dichos lamentos, salió de su cueva y sumándose a ellos dijo:

"¡No, mi desgracia es la más terrible! ¡Me faltan los ojos para poder ver!"

Un Ratón que escucho los terribles lamentos de estos tres personajes. Se acercó y les dijo seriamente:

"¡Basta ya!. Vayan a lamentarse al río o llegarán otros a gritar sus desgracias."


Moraleja
Quien se lamenta, poco se aprecia.