El hombre al que mordió un perro

Cierta vez, un Perro mordió a un Hombre. Él herido, corrió por todos lados buscando a quien le pueda curar.

Tras una larga caminata, encontró a un Vecino y tras enterarse de su dilema, le dijo lo siguiente:

"Pues yo te sugiero, que mojes un pedazo de pan en tu herida, y la arrojes al Perro que te mordió."

El Hombre herido, muy extrañado respondió:

"Pues, si de ese modo premias a un Perro por hacer daño, todos los demás perros del pueblo vendrían a morderme."

el hombre mordido por el perro

Moraleja
Gran error es alagarla maldad, ya que incita a hacer aún más daño.

Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+

0 comentarios:

Comenta por favor :)