Las Penas y las Dichas

Hace mucho en los albores de la humanidad, las Penas y las Dichas convivían juntas en el corazón de los Hombres.

Un día, las Penas acordaron algo, y dijeron:

"Las Dichas, son la causa de la perdición humana. ¡Debemos expulsarlas de aquí!"

Así, ellas atacaron a las Dichas y éstas, se refugiaron en lugares muy ocultos inimaginables.

Tiempo después, las Dichas se cansaron de estar escondidas y entre ellas se dijeron:

"Debemos ir al cielo y pedir a Zeus un consejo sobre el mal comportamiento de las Penas."

Cuando por fin llegaron ante el Dios, él escuchó sus quejas, y luego les dijo:

"No vayan en grupo queridas Dichas. De ahora en adelante, irán una tras otra, de una en una."

De esta manera, las Penas que viven en la Tierra, atormentan constantemente a los Hombres; pero las Dichas llegan cada cierto tiempo cuando bajan del cielo.

las penas y las dichas fabula

Moraleja
La alegría bajó del cielo; la tristeza sube del suelo.
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las