Los Conejos

Hace mucho, un Cazador, vivía y gustaba de la caza de Conejos.

Una día de buen y radiante sol, se encaminó hacia el bosque para conseguir nuevas presas. Cuando llegó a una zona que le pareció correcta, se dijo:

"En este lugar debe haber Conejos. Esperaré tranquilamente para ver si aparecen."

Tras un leve rato, se empezaron a mover las matas y el Cazador muy atento, templó su arco y flecha para atacar a la presa; sin embargo, un Conejo avistó con anticipación al Cazador y gritó hacia sus amigos:

"¡Cuidado!, ¡hay un Cazador a la vista!. ¡Todos huyan a sus casas!"

Así rápidamente huyeron, pero al cabo de un leve tiempo, los Conejos olvidaron el peligro y miedo, por lo que salieron nuevamente muy felices de sus casitas. Por otro lado el Cazador que conocía las costumbres e imprudencia de los Conejillos, uno a uno, los fue cazando a todos ellos sin gran dificultad.

los conejos fabula

Moraleja
De nada sirve la ciencia, sino gobierna la prudencia.

    Facebook  Twitter  Google+  Imprimir 
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)