10 Fábulas de Samaniego cortas

Las fabulas de felix maria samaniego son un relato no sólo fantástico con muchos personajes fascinantes, curiosos, divertidos, traviesos y sabios; sino también trae bonitos mensajes sobre valores que nuestros niños no deben olvidar.

La mayoría de las fabulas y sus moralejas buscan eso, mantener una enseñanza y lección a cada generación que continua buscando estos relatos. Por eso hoy, deseamos compartir muchas fabulas de samaniego con moraleja que sin duda alguna serán de tu preferencia.

Recuerda que en nuestras categorías hay muchas más, pero, te mencionaremos aquellas que se resaltan por su bonito contenido y que naturalmente, son un deleite para leer en compañía de nuestros amiguitos, familia, hermanos o primos. Si te gustaron estas fábulas de samaniego, por favor comparte. Nos ayudarás mucho.

Los Dos amigos y el Oso
los dos amigos y el oso samaniego

A dos amigos, se les apareció un Oso. Uno de ellos muy temeroso en altas ramas se asegura; el otro a la aventura, finge morir rápidamente. El Oso llega lentamente mas como se dice y se cuenta, de muertos él no se alimenta. Sin herirlo lo husmea y lo toca, le huele las narices y la boca, no le siente el aliento ni el menor movimiento. Y se fue diciendo sin recelo... Seguir leyendo ►


El León y el Ratón
el leon y el raton samaniego

Estaba un Ratoncito preso en las garras de un León. El desdichado no fue preso por ladrón de tocino, ni de queso, sino porque con otros molestaba al Rey que descansaba. Pide perdón, llora su insolencia. Al Rey le gana la clemencia: "Te perdono" le dice como sentencia. Poco después, cazando el León tropieza con una red oculta en la maleza... Seguir leyendo ►


El amor y la locura
el amor y la locura samaniego

Habiendo la Locura con el Amor reñido, lo dejó ciego de un golpe al miserable niño. Venganza pide al cielo Venus más con qué gritos, madre y esposa, con esto queda dicho. Llevó pelea a los Dioses presentando a su hijo... Seguir leyendo ►


El León enamorado
el leon enamorado samaniego

Amaba un León a una joven pastora hermosa, que pidió por esposa a su Padre pastor urbanamente. El Hombre temeroso pero prudente, le respondió lo siguiente: "Señor, en mi conciencia deseo que mi hija logre conveniencia, pero la pobrecita acostumbrada a no salir del prado ni de la majada, entre la mansa oveja y el cordero, recelaré tal vez que seas fiero... Seguir leyendo ►


El Gorrión y la Liebre
el gorrion y la liebre samaniego

Un insensato Gorrión así decía a una Liebre que un Águila oprimía: "¿No eres muy ligera que si el Perro te sigue en la carrera lo acarician y halagan, como al cabo acerque sus narices a tu rabo? Pues empieza a correr. ¿Qué te detiene?" De este modo, el Gorrión la insulta, cuando viene... Seguir leyendo ►


Júpiter y la Tortuga
jupiter y la tortuga samaniego

A las bodas de Júpiter estaban todos los animales invitados; unos y otros llegaban a la fiesta nupcial apresurados. No faltaba a tan grande concurrencia ni aun la reptil, ni más lejana Oruga, cuando llega muy tarde y con paciencia, a paso perezoso, la Tortuga. Su tardanza reprende el Dios airado... Seguir leyendo ►


El León y su ejército
el leon y su ejercito samaniego

El León, rey de los bosques, poderoso quiso armar un ejército famoso. Juntó a sus animales, al instante empezó por cargar al Elefante, un castillo con útiles, y encima rabiosos Lobos que pusiesen grima. Al Oso le encargó de los asaltos, al Mono, con sus gestos y sus saltos, mandó que al enemigo entretuviese. A la Zorra, que diese... Seguir leyendo ►


La Oveja y el Ciervo
la oveja y el ciervo samaniego

Una vez, un celemín de trigo pidió a la Oveja el Ciervo, y le dijo: "Si es que usted de mi paga desconfía, a presentar me obligo un fiador que desde luego no dará lugar a tener queja." "¿Y quién es ése?" preguntó la Oveja. "Es un Lobo abonado, llano y lego." dijo... Seguir leyendo ►


El Asno y las Ranas
el asno y las ranas samaniego

Muy cargado de leña, un Burro viejo, triste armazón de huesos y pellejo, pensativo, melancólico, caminaba, llevando con trabajo su débil fuerza la pesada carga. El paso tardo, la carrera larga, todo al fin contra el mísero se empeña: el camino, los años y la leña. Entra en una laguna el desdichado: queda profundamente empantanado. Viéndose de aquel modo, cubierto de agua y lodo... Seguir leyendo ►


El Tordo flautista

Era un gusto oírlo, era un encanto, a un Tordo, gran flautista; pero tanto, que en la gaita gallega, o la pasión me ciega, o a Misón le llevaba mil ventajas. Cuando todas las aves se hacen rajas saludando a la aurora y a la turba confusa, charladora, le canta sin compás y con destreza todo cuanto le viene a la cabeza. El flautista empezó: cesó el concierto... Seguir leyendo ►
Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las