Los Tres Quejosos

Cierta vez de casualidad, se encontraron en el bosque una Mona, un Asno y un Topo. Cada uno de ellos se lamentaba de su suerte, y para soltar toda su ganas sus incomodidades, gritaron a a voz alta sus penas.

"¡Oh, pobre de mí! ¡Sin mi rabo, qué mal me veo!" - Decía la Mona en grito al cielo.

El Asno creyendo su turno, rebuzó diciendo:

"¡No!. ¡El más desdichado soy yo! ¡Me faltan las astas del buey para lucir muy bien!"

El Topo que escuchó dichos lamentos, salió de su cueva y sumándose a ellos dijo:

"¡No, mi desgracia es la más terrible! ¡Me faltan los ojos para poder ver!"

Un Ratón que escucho los terribles lamentos de estos tres personajes. Se acercó y les dijo seriamente:

"¡Basta ya!. Vayan a lamentarse al río o llegarán otros a gritar sus desgracias."


Moraleja
Quien se lamenta, poco se aprecia.
Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las