El Niño que lo quería todo (Fábulas de Navidad)

Hace mucho, había un niño llamado Jorge que siempre pedía por Navidad muchos juguetes por regalos. Un día, sus Padres sabiendo que iba a pedir más juguetes, pero que tenía ya demasiados y de la mayoría no los usaba para jugar, le dijeron a su Hijo:

"Querido hijo. Los Reyes Magos tienen camellos, no camiones. Ya tienes demasiados juguetes y no caben en tu habitación. Mira a otros niños, ellos tienen menos y son felices. No te enfades, pero deberías pedir menos."

El niño al oir eso, de inmediato se molestó y se fue a su habitación.

Los Padres hablaban entre ellos preocupados sobre lo persistentes pedidos de su hijo a pesar de la inmensa cantidad de juguetes. El Niño que oía aquella conversación en silencio, pensó un poco en sus exagerados pedidos, y aceptó ser egoísta.

Al día siguiente en la escuela, la profesora dijo a sus alumnos:

"Bien niños, ¿cuantos juguetes han pedido para esta navidad?, a ver tú Jorge, responderme esta pregunta."

"Veinticinco juguetes he pedido Profesora." - Respondió Jorge que a la vez tenía un poco de vergüenza.

La Maestra no dijo mucho de eso, pero al terminar la clase y cuando todos se fueron, retuvo a Jorge unos segundos para decirle que el pedir demasiados juguetes, era egoísta y malo. El Niño reflexionando, decidió cambiar su carta y en vez de veinticinco juguetes, pediría quince.

Al llegar a casa, contó Jorge sobre su nuevo deseo a sus Padres quien, pensaron que no estaba nada mal, pero le preguntaron si él compartiría sus jueguetes con sus amigos. El Niño de inmediato dijo que NO, ya que sólo eran para él y no los iba a compartir. Después de esto, se fue a su habitación y editó su carta para entregarle a los Reyes Magos.

Más tarde ese día, llegó el momento de ir a comprar el árbol de Navidad y demás. La familia se dio cuenta que en la tienda estaban agotadas todos los adornos decorativos, así que no quedó más que regresar a casa. Jorge desalentado, pensó en rezar diciendo lo siguiente:

"Se que ya no rezo mucho, y quiero pedir perdón. Por favor, deseo encontrar un árbol y un belén para navidad."

De pronto, el auto se detuvo y cuando bajaron a revisar que le sucedía, apareció un Ángel que le dijo a Jorge:

"Jorge. Has sido bueno en quitar regalos de tu lista. Por eso, te daré un árbol y un belén para navidad."

Jorge dio gracias y tras eso, el Ángel se fue. Luego, el auto volvió a funcionar y la familia por fin pudo ir a casa.

fabulas de navidad niño que lo queria todo

Al llegar el tan esperado día de Navidad, Jorge se bajó de su cama y fue a ver los regalos que tanto había soñado, pero se llevó una gran sorpresa al ver que habían veinticinco regalos que anteriormente había pedido. De inmediato, él fue a la habitación de sus padres y los despertó diciendo:

"Queridos papitos, quiero que sepan, que daré todos mis juguetes a los niños que en verdad los necesitan. Feliz Navidad."

Ellos sorprendidos por el noble cambio y deseo de su Hijo, aceptaron y lo abrazaron. Más tarde ese mismo día cuando Jorge regresó de jugar, trajo a varios niños pobres a los que regaló todos sus juguetes. Su Madre, preparó chocolate caliente y pasteles para todos.

Así, aquella Navidad no sólo fue un milagro, sino también un lindo acontecimiento de amistad y bondad.

    Facebook  Twitter  Google+  Imprimir 
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)