Fábula de el Pelotazo

Cierta vez, mientras jugaban unos niños, a uno de ellos le cayo un fuerte Pelotazo en su cuello dejándole un gran chinchon.

La Pelota al instante rebotó, y regresó con gran rapidez por donde vino, que se encontró con un ojo en el camino. Así, nada más y nada menos, era el Ojo de su autor quien lanzo la pelota, dejándolo como castigo, tuerto.


fabula el pelotazo

Moraleja
No hagas daño o males, que pueden volverse en tu contra.
El mal es como la Pelota, que se auto devuelve contra el mismo que la bota.
Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las