El Cazador y el León

Cierta vez, un Cazador en busca de la pista de un León, preguntó a un Leñador si había observado los rastros de la fiera, y el lugar donde este tenía su guarida. El Leñador respondió:

"Ya que tiene tanto interés, le mostraré no sólo el sitio donde se oculta el León, sino también a la misma fiera."

El Cazador sorprendido por la inesperada respuesta, se puso pálido de miedo y rechinando levemente sus dientes, contestó con palabras entrecortadas al Leñador:

"G-g-gracias amigo, n-n-n-no es mi interés inmediato bu-bu-bussscar al León, so-so-solamente quería averiguar la pista por simple curiosidad."

Moraleja
La audacia, es el arma de los cobardes.

fabula el cazador y el león

Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las