La Paloma sedienta

Cierta vez, una Paloma muy sedienta, volaba buscando algo que beber. De un momento a otro, vio una lago de agua pintado sobre un letrero.

Creyendo que por fin había encontrado la tan preciada agua, voló a voló a toda velocidad hacia ella pero no se había percatado de que era sólo un dibujo, así que chocó contra este y se hirió quebrándose sus alas.

Adolorida y confundida la paloma sedienta, quedó para más remate herida en el piso y, capturada por uno de los transeúntes.

la paloma sedienta fabula
Fábula: La Paloma sedienta

Moraleja
No dejes que el impulso nuble tu discreción.
Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las