El Perro y su reflejo en el Río

Un día, un Perro llevaba consigo llevaba en su hocico un exquisito Hueso.

Mientras seguía su camino, pasó por un puente de un río, y observó su propio reflejo en el agua. Creyendo que aquel "reflejo" era en realidad otro "Perro" que llevaba otro Hueso mucho más grande que el suyo, se propuso adueñarse del hueso ajeno.

El Perro ya muy decidido, soltó su hueso y saltó al agua para quitar a su "reflejo" su deliciosa pertenencia, sin embargo, el resultado fue muy malo, ya que no había ni hueso grande ni otro perro. Así, el Perrito se quedó sin su hueso y sin el de su reflejo.

Resignado ante aquel gran error, sólo le quedó ver cómo la corriente se llevaba su delicioso hueso.

fabula el perro y su reflejo

Moraleja
Jamás codicies el bien ajeno,
pues puedes perder lo que ya has adquirido con mucho esfuerzo.
Compártelo:

Facebook  Twitter  Google+
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)

Publicado a las