El León y la Liebre

Cierta vez dentro de una hermosa floresta, vivía risueño y pacífico León que en sus momentos de distracción, jugaba con una Liebre que se hizo su gran amiga dueña de su confianza.

Muchas veces juntos se contaban sus penurias, y entre cuentos, relatos y conversaciones, la Liebre preguntó al León una pregunta muy curiosa:

"Dime amigo León, ¿es cierto que cuando un Gallo empieza su pronunciado cacareo, ustedes huyen despavoridos?"

El León asintiendo la cabeza sinceramente, respondió:

"Así es amiga Liebre. Somos como el Elefante que cuando gruñe el Cerdo, él tiembla confundido."

La Liebre estupefacta, dijo:

"No puede ser, lo oigo y no lo creo amigo León."

El León nuevamente insistió:

"Claro mi amiga. Los grandes animales también tenemos algunos pequeños defectos como cualquiera de ustedes."

La Liebre pensativa se dijo:

"Si pues. Ahora comprendo por qué nosotras les tenemos pánico a los Perros."


Moraleja
Si miedo tienes,
a nadie lo reveles.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)