La Mosca

Cierta vez, estaba una Mosca hambrienta buscando algo que comer, y en su búsqueda, halló una gran olla con deliciosa sopa.

Desesperada la Mosca por darse un buen banquete, se lanzó sin mucha demora hacia la misma sopa y al no medir su mala acción, estaba ahogándose.

En su pesar, la Mosca solo sinceramente se decía:

"Cielos. Comí, bebí y me bañe. Puede que muera en unos instantes, pero tras todo esto, ya NADA me importa."

fabula la mosca

Moraleja
Al irresponsable no le importa el fracaso,
si su llegada a él, le da buenos momentos.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)