El Cuervo y la Serpiente

Cierto día, andaba un Cuervo muy hambriento volando en busca de comida, y al observar hacia el piso, encontró una "descuidada" Serpiente dormida al sol. El Cuervo, no lo pensó dos veces, y en picada, cayó velozmente sobre ella, y la raptó.

La Serpiente despertó y viéndose en un gran peligro, se volvió y la mordió a su raptor. El Cuervo, envenenado y viéndose morir, se dijo:

"¡Que desdichado soy!, ¡encontré un gran tesoro pero me costó la vida!"

Moraleja
Antes de querer poseer algún bien,
primero hay que valorar si vale la pena su precio.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)