El Hombre el Niño y el Burro

Hace mucho, un Hombre y su Hijo iban de camino al mercado acompañados por su Burro. Mientras seguían su rumbo, una persona se les acercó y les dijo:

"Amigos... No sean tontos... ¿para qué es un Burro sino para montarse?"

El Hombre tras pensarlo, puso al Niño sobre el Burro y continuaron su camino. Al poco rato, fueron visto por un grupo de gente y estos dijeron:

"Pero que Niño tan flojo. Él viajando tan tranquilo mientras su Padre camina."

Tras esto, el Padre bajó al Niño y se monto en el Burro. Un rato después al llegar a otro pueblo, la gente comentó:

"Debería avergonzarse ese Hombre. Estar montado tranquilamente en el Burro mientras su pobre Hijo camina."

El Hombre, cargó a su Hijo y montaron juntos en el Burro. Mucho más luego, otra gente que estaba en el camino dijo:

"Pero que vergüenza con ese Hombre y Niño... ¿No les da pena hacer cargar tanto peso al pobre Burro?"

Entonces, el Niño y el Hombre tomaron un palo y colgaron al Burro por las patas, y luego lo llevaron continuando su camino.

Al pasar por un puente, la gente de aquel lugar al verlos soltaron carcajadas. El Burro incomodo al estar de cabeza, trato de sacudirse y de la fuerza se cayó al agua. Como tenia sus pies amarrados, el Burro se ahogó.

Moraleja
Trata de complacer a todos
y no complacerás a nadie.

Leer más...

Los Caminantes

Hace mucho, dos amigos Caminantes estaban yendo hacia sus trabajos, hasta que de pronto, uno de ellos encontró un bolso con dinero. El otro amigo dijo:

"¡Que felicidad y que buena suerte tenemos amigo!, ¡que gran hallazgo!"

"¿Hemos?" - Respondió el hombre quien encontró el bolso - "Yo soy el que encontró y es mi buena suerte y felicidad."

El otro amigo quedó en silencio y comprendió que estaba fuera del hallazgo. Mientras seguían su camino, apareció un grupo de ladrones.

"Oh no... estamos perdidos..." - Dijo el dueño del hallazgo.

"¿Perdidos?, solo estás perdido, ya que nadie más que tu ha hecho el gran hallazgo." - Respondió el otro Amigo.

A todo esto, los ladrones rebuscaron a ambos hombres y al hallar al dueño del hallazgo, le quitaron todo el dinero sin antes, darle una buena paliza.

Moraleja
Prueba la hiel,
quien comió la miel.


Leer más...

El Toro y las Cabras amigas

Un día en un hermoso prado, un Toro y Tres Cabras jugaban muy contentos. Con el pasar de los días, se hicieron buenos amigos. A lo lejos, un Perro vagabundo los observaba pero a la vez, no comprendía que hacían juntos aquellos animales. Luego, se dijo:

"¿Pero que hace un Toro grande y robusto conviviendo con aquellas Cabras escuálidas y feitas?"

Al día siguiente, el Toro se encontraba solo, así que el Perro se acercó a el y le dijo:

"Estimado Toro, usted que es tan fuerte y grande, ¿qué hace al lado de aquellas flacas y desagradables Cabras?. Todo el mundo creerá que eres un Toro débil."

El Toro, pensó sobre lo dicho por el Perro, así que se alejó de sus amigas Cabras. Mientras seguía sin rumbo, pensativo se dijo:

"Ellas eran buenas y también divertía mucho. ¿Por qué me aleje de ellas e hice caso a un Perro vagabundo a quien no conocía?"

Tras esto, el Toro regresó con sus Amigas para disculpase, y les prometió una gran y bonita amistad eterna.

Moraleja
A la amistad la aleja
quien con envidia aconseja.


Leer más...

El Viento y la Leña

Una vez, la Leña por acción del fuego, se convirtió en una ardiente brasa, y viéndose en gran lió, clamó auxilio al Viento para no perecer:

"¡Amigo mio, por favor, ayúdame!, ¡El calor me está matando!, ¡si esto sigue así, en poco me convertiré en cenizas!"

El Viento, apiadado de la Leña dijo:

"¡Allá voy amiga Leña!, ¡No temas!, ¡soplaré lo más fuerte que pueda para poder salvarte!"

El Viento sopló y sopló todo lo que pudo, sin embargo, lo único que consiguió fue que la llama quemara más a la Leña.

"¡Tienes que soplar más fuerte por favor... o no duraré ni un minuto más!" - le decía la Leña al Viento con desesperación.

El Viento sopló todo lo que pudo por salvarla, pero a los pocos minutos, no quedó nada más que una ceniza en el suelo. El Viento se alejo pensando en que hizo más daño, que bien a la pobre Leña.

Moraleja
Todo le pasa al revés,
al que desdichado es.


Leer más...

← Entradas antiguas

Más fábulas

Mi Ping en TotalPing.com
Ping your blog, website, or RSS feed for Free