El Asno, el Perro, y el Lobo

Un día, caminaban muy cansados bajo el Sol un Asno con su carga, su Amo y el Perro. Cuando llegaron a la pradera, el Amo muy cansado se echó a dormir. El Burro se alejó un poco y se puso a pastar tranquilamente, por otro lado, el Perro que estaba muy cansado y hambriento, le dijo al Asno:

"Amigo Asno, ¿me darías un poco de comida que hay en la cesta por favor?"

El Burro le respondió:

"Mejor, ¿por qué no esperas un poco más hasta que despierte el Amo, y te dé de comer?"

El Perro, no dijo nada más tras esto.

Mientras el Asno seguía en lo suyo, la situación se puso seria cuando de repente apareció un Lobo, y se abalanzó sobre el Asno para devorarlo. Viéndose en gran lio, el Asno dijo al Perro:

"¡Sálvame amigo Perro!"

El Perro, respondió:

"Mejor, ¿por qué no esperas un poco más hasta que despierte el Amo, y te salve?"

Moraleja
Si no das oportuna ayuda,
no esperes que ésta a ti acuda.

Leer más...

El Cocodrilo Mentiroso

Hace mucho, dos Pajaritos se reunían siempre para conversar en un árbol, y luego, observaban todo lo que sucedía a su alrededor. Una tarde, vieron a unos Patitos acercarse a un Cocodrilo. Una de ellas dijo:

"Pobres inocentes amigo, van hacia el Cocodrilo ese sin saber sus verdaderas intenciones. ¿Sabes?, en varias oportunidades, con pañuelo en la boca se ha puesto a llorar y a engañar a animalitos cándidos y generosos, y cuando están muy cercas, los atrapa rápidamente con su enorme boca."

Mientras seguían hablando. El Pajarito vio algo y dijo:

"¡Cielos, cielos! ¡mira, mira!, ¡Todos esos Patitos se acercan al Cocodrilo!. Pobrecitos, acabarán como almuerzo de este villano."

Mientras los Pajaritos esperaban lo peor, un Patito muy astuto se escondió rápidamente, y cuando el Cocodrilo lo encontró, el Patito saltó sobre su gran boca y le puso un gran palo con el cual, no pudo cerrar su gran hocico. Los Patitos aprovecharon la ocasión y se fueron del lugar rápidamente.

"¡Si!, bien merecido te lo tenias malvado." - Dijeron los pajaritos.

Moraleja
Las lágrimas del cocodrilo,
se burlan con sigilo.

Leer más...

Los años del Hombre

Una vez, cuando Dios creó al Hombre, le concedió vida corta, pero lo dotó de inteligencia. Éste construyó un hogar y se albergó en ella para protegerse de la intemperie y los estragos del clima.

Un día, cuando el frio estaba en su máximo, algunos Animales se acercaron a la vivienda de los Humanos. El Hombre al verlos, les dio un hogar a cambio de unos años de sus vidas. Así, el Hombre logró mejorar y prolongar su vida con ayuda de los años del Caballo, del Buey y del Perro.

Ésto también se refleja en el comportamiento de las personas. El hombre es inofensivo y amable en su primera edad que es el tiempo que le otorgó el Señor. Luego cuando se suma los años del Caballo, es orgulloso; cuando entra a los que corresponden del Buey, es apto para ordenar y dirigir; pero cuando acaba su existencia con los años del Perro, es irritable y gruñón.

Moraleja
Si tienes la vida prestada,
la mostrarás disfrazada.


Leer más...

La Serpiente y el Cangrejo

Una vez, en las arenas de una playa, estaba un Cangrejo y una Serpiente que vivían juntos en gran armonía y amistad. Con frecuencia el Cangrejo quien tenía gran sencillez, hacia contrastar los malos instintos de la Serpiente, y siempre la aconsejaba abandonar aquella mala conducta.

Un día por la mañana, la Serpiente se enroscó cautelosamente bajo un Joven veraneante que descansaba echado en la arena. Al sentirse este tocando, se levantó rápidamente y le dio un fuerte golpe con una vara a la Serpiente dejándola noqueada.

El Cangrejo al ver en problemas a la Serpiente, acudió a su auxilio de inmediato. Cuando llegó, la vio tendida estirada y con tono compasivo, le dijo:

"Puedo asegurar amiga Serpiente, que aquel Hombre no te hubiera golpeado, si en vez de encontrarte enroscada bajo su cuerpo, te hubiera visto ir tranquila y recta como lo estás ahora ahora, hacia otro lado."

Moraleja
Una vida recta y sincera,
es larga y placentera.


Leer más...

← Entradas antiguas

Más fábulas