Los Ratones desobedientes

Una vez, estaban dos Ratoncitos que eran hermanos muy unidos.

Ellos salieron a pasear sin permiso de su mamá que siempre les recomendaba no alejarse mucho de su hogar, pero ellos lo olvidaron y tras caminar buen rato, se alejaron demasiado de su casa y ya era de noche.

La Ratoncita asustada, dijo a su hermano en voz baja:

"Hermanito, ¿escuchaste ese ruido?, ¿crees que sea un Gato?, tengo miedo."

Tras esto, los dos se abrazaron muy asustados temiendo lo peor. Derrepente, escucharon una voz familiar:

"¡Hijos míos, soy yo! ¿donde están?, ¿por qué se alejaron tanto?"

Si, era su Madre, y sin demora, ellos corrieron muy felices para abrazarla. Luego todos regresaron al hogar nuevamente. Cuando ya estaban seguros, la Mamá les dijo:

"Prométanme que nunca más se alejarán sin mi permiso del hogar. Afuera hay mucho peligro para ustedes."

Los dos Ratoncitos muy arrepentidos dijeron a su Madre:

"¡Mamita, mamita, perdónanos por favor! Gracias por ir en nuestra ayuda. Que bueno es estar en casa nuevamente a tu lado."


Moraleja

El prudente y obediente del peligro es consciente.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)