El Coche y el Moscón

Cierta vez, estaba un Granjero arreando a dos caballos que llevaban su carreta.

El camino era estrecho y con varias curvas que hacían difícil el ir tranquilo. Este inconveniente no estaba en los planes de viaje del Granjero, y para colmo, la carreta se hundió en la orilla de un río quedando atascada.

En aquella desesperación, apareció un enorme Moscón que incomodaba con sus zumbidos al Granjero y a los Caballos.

El Moscón zumbando por aquí y por allá se decía:

"Con mi gran sonido los alentaré y daré fuerzas para que puedan salir de este lio."

Por otro lado, el Granjero a golpe de latigazo y a grito de arreo, hizo que los Caballos se esfuercen lo suficiente y así, lograron salir de aquel problema.

Cuando por fin estuvieron libres y descansando, el Moscón se acercó al Granjero y le dijo:

"Mi buen amigo, ya puedes darme las gracias. Si no fuera por mi, aún seguirían atrapados."

A eso, el Granjero respondió:

"Así como tú, muchos Hombres dicen ser útiles y necesarios, pero solo sirven de estorbo."

fabula corta el coche y el moscon

Moraleja
Para salir de un atranco,
no busques cojo ni manco.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)