El Lobo herido y la Oveja

Una vez, un Lobo herido descansaba en el suelo ya que había sido mordido y perseguido por unos perros. Mientras descansaba, le entró sed y hambre, pero debido a sus heridas no podía conseguir su propia comida.

Un rato después, apareció cerca una Oveja, y sin mucha demora, le dijo:

"Oh... Amiga Oveja por favor, tráigame algo de agua para beber que después, yo me encargaré de buscar mi propia comida."

La Oveja con cautela respondió:

"Si le cumplo aquel favor señor Lobo, estoy mas que segura de que yo seré su cena."


el lobo herido y la oveja

Moraleja
Ten siempre precaución
de las propuestas de los malhechores.
Fábula similar: El Lobo herido y la Oveja
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)