El Cazador y la Víbora

Cierta vez, un Cazador estaba de camino al bosque para cazar aves. Al divisar a una en un árbol elevado, cogió su arco y flecha y se propuso cazarlo.

Mientras se acercaba mirando fijamente al Ave distraída para mejorar su puntería, el Cazador no se percató que muy cerca, yacía una Víbora dormida, y al pisarla, esta muy molesta lo mordió.

El Cazador, sintiéndose morir por el veneno de la Víbora se dijo:

"¡Que desdichado soy! Por querer atrapar mi presa, no me percaté que yo mismo me volvería presa de la muerte."

fabula el cazador y la vibora

Moraleja
Cuando pensamos en dañar a nuestro prójimo, en verdad no nos damos cuenta de nuestra propia desgracia.

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)