El Atún y el Delfín

Cierta vez, un Atún huía de un Delfín que lo quería hacer su comida del día, y a punto de ser atrapado, puso toda su fuerza en un salto que lo llevó sin querer fuera del mar, a la orilla de la playa.

El Delfín, llevado por el mismo impulso y por no querer aquella suculenta presa, también dio un enorme salto y terminó del mismo modo en el mismo lugar fuera del mar.

El Atún dándose vuelta para ver al Delfín moribundo, exhaló su último suspiro, y le dijo:

"No me importa morir, ya que de todos modos, veré morir al causante de mi desgracia."

fabula el atun y el delfin

Moraleja
Sufrimos con menos dolor las desgracias que nos hacen padecer,
cuando las vemos compartidas con quienes nos las causan.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)