El León y su Ejército

El León, rey de los bosques, poderoso
quiso armar un ejército famoso.
Juntó a sus animales, al instante
empezó por cargar al Elefante,
un castillo con útiles, y encima
rabiosos Lobos que pusiesen grima.

Al Oso le encargó de los asaltos,
al Mono, con sus gestos y sus saltos,
mandó que al enemigo entretuviese.
A la Zorra, que diese
ingeniosos ardides al intento.

Uno gritó: "La liebre y el jumento,
éste por lento, aquella por miedosa,
de estorbo servirán, no de otra cosa."
"¿De estorbo?" dijo el Rey, "Yo no lo creo:
en la Liebre tendremos un ágil correo
y en el Asno mis tropas tendrán una Corneta."
Así quedó la armada bien completa.

Tu retrato es León, conde prudente,
y si a tu imitación, según deseo,
examinan los Jefes a su gente,
a todos han de dar útil empleo.
¿Por qué no lo han de hacer?
si hay cucaña,
¿cómo no hallar ociosos en España?
fabula el leon y su ejercito

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)