El Hombre y la Hormiga

Cierta vez se hundió un barco con todos sus pasajeros, y un Hombre, que presenció el naufragio desde la orilla, se dijo a si mismo:

"¡Qué injusto es el cielo, pues para castigar a un solo pecador, ha hecho sucumbir a muchos inocentes."

Mientras pensaba así, una Hormiga le picó en la pierna, y él, para vengarse, exterminó a todas las que por allí había.

A los pocos segundos, se presentó un Ángel ante él, y tocándole el hombro, le pregunto..:

"¿Aceptarás ahora, que el cielo juzgue a los hombres como tú a las hormigas?"

el hombre y la hormiga fabula

Moraleja
No reniegues de dios en la desgracia,
ni juzgar sus designios pretendas.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)