El Jabalí y el Carnero

De la rama de un árbol un carnero
degollado pendía:
en él a sangre fría
cortaba el remangado el Carnicero.

El rebaño inocente,
que trágico espectáculo miraba,
de miedo, ni pastaba ni se quejaba.
Un Jabalí gritó: "¡Cobarde gente,

que miráis la carnívora matanza!
¿Cómo no os vengaís del enemigo?
"Contestó un Carnero -- "Tendrá su castigo;
mas no de nuestra parte la venganza.

La piel, que arranca con sus propias manos,
sirve para los pleitos y la guerra,
las dos mayores plagas de la tierra
que afligen a los míseros humanos.

Apenas nos desuellan, se destina
para hacer pergaminos y tambores.
MIRA CÓMO LOS HOMBRES MALHECHORES
LABRAN DE SU MALDAD SU PROPIA RUINA."

el jabalí y el carnero fabula

 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)