Discutían acaloradamente los animales con respecto a la elección de un soberano, y como no, si eran muchos los candidatos que se presentaban a esta oportunidad de tan codiciado título.

Después de varias eliminatorias quedaron como candidatos el Camello, y el Elefante. Ambos confiaban en ser los elegidos gracias a su tamaño y a su fuerza. Hasta que el Mono, se levantó ante todos, y dijo:

"El Camello es indigno, porque no tiene autoridad ni energía para castigar a los malvados; y el Elefante también, porque teme a algunas fieras que pueden atacarnos."

Moraleja
Muchas veces, por insignificancias, se pierden oportunidades de triunfar.







Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)