La Cierva y la Viña

Una Cierva que perseguida por unos cazadores, se refugio bajo una Viña. Al pasar cerca los cazadores, y no notarla, la cierva se creyó muy bien escondida, y empezó a comer las hojas de la viña que la cubría. Los cazadores, al notar que las hojas se movían, intuyeron que había algo ahí oculto, y sin pensarlo dos veces, dispararon sus flechas. El resultado, hirieron a la Cierva.

La Cierva, viéndose morir, se dijo:

"¡Bien merecido me lo tengo, pues no debí haber maltratado a quien me estaba salvando!".

Moraleja
Sé siempre agradecido con quien generosamente te da la ayuda para salir adelante.



 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)