Hermes y el Leñador

Cierta vez, un Leñador cortaba leña cerca de la orilla de un río, hasta que de pronto, de la fuerza, se cayó su hacha hacia el rio. Sin poder nadar y que hacer, se sentó a llorar de impotencia a la orilla. Compadecido Hermes por su tristeza, pregunto al leñador su problema, y este, le aclaro sobre su hacha perdida. El dios bondadoso Hermes, se arrojó al río y regresa con un hacha de Oro, luego, le pregunta al Leñador si esa era su Hacha que había perdido. El Leñador le contesta que no, y Hermes, regresa a sumergirse, pero esta vez, regresó con una Hacha de Plata. Hermes, nuevamente pregunta al Leñador si esa otra era suya, pero el Leñador le vuelve a decir que no. Hermes se sumergió nuevamente y regresa con una Hacha de madera vieja y muy gastada. El Leñador muy alegre, dijo que esa si le pertenecía. Hermes, conmovido por su honradez, decidió regalarle las dos valiosas hachas a tan noble persona.

Tras tener su hacha nuevamente, y concluir su trabajo, el Leñador de regreso a casa, se encontró con uno de sus compañeros a quien contó lo sucedido. Este otro leñador, seducido por tales Hachas preciosas, decidió probar la misma suerte, y se dirigió a la misma orilla del río donde el leñador le indicó. Una vez ahí, sin pensarlo dos veces, lanzó su hacha en la corriente, y se sentó a "llorar"

Hermes, curioso por tal llanto se apareció ante este otro Leñador, y tras preguntarle lo sucedido, se lanza al rio en búsqueda del Hacha de este otro leñador. Luego de unos minutos, sale Hermes con una Hacha de Oro muy preciosa, y pregunta a este Leñador: "¿Es tuya esta hacha?", a lo que el leñador bribón muy contento responde: "¡¡Si!!, ¡¡esa es mi hacha!!". Pero Hermes, deshornado por tal mentira, le dice: "¡NO es verdad, es mía!", y desaparece en el acto. Y así, el avaro leñador se quedo sin hacha de oro, y sin la suya.

Moraleja
La divinidad no sólo ayuda a quien es honrado,
sino que también castiga a los deshonestos.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)