El Buey y el Mosquito

Cierta vez, en la cabeza de un Buey se posó un Mosquito.

Tras permanecer allí por un largo rato, antes de irse el Mosquito decidió preguntar al Buey:
"¿Te alegra que por fin me marche?"

El Buey le respondió:
"Ni supe que habías venido. Tampoco notaré cuando te hayas ido."


fabula corta el buey y el mosquito

Moraleja
Pasar por la vida, sin darle nada a la vida, es ser insignificante.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)