El Asno y el Perro

Una vez, un granjero fue a su establo para ver sus Asnos, y entre ellos, se encontraba su Asno favorito que estaba bien alimentado y era quien cargaba a su Amo. Junto con el granjero, venía su pequeño Perro, que bailaba a su alrededor, lamía su mano y saltaba alegremente. El granjero revisó su bolsillo, dio a su perro un delicioso bocado, y luego se sentó a dar ordenes a sus empleados. Mas luego, el Perro saltó al regazo de su amo y se quedó ahí, parpadeando sus ojos mientras el amo acariciaba sus orejas.

El Asno, celoso tras ver todo eso, se soltó de su correa y comenzó a pararse en dos patas tratando de imitar el baile del Perro. El Amo no aguantó reír, y el Asno, arrimándose a él, puso sus patas sobre los hombros del granjero intentanto subirse a su regazo. Los empleados del granjero creyendo que iba a hacer daño a su Amo, corrieron inmediatamente con cuerdas y palos para detener al Asno que creía ser "mascota".

Moraleja
No hay que dejarse llevar por el mal consejo de los celos. Sepamos apreciar los valores de los demás.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)