El Apicultor

Una vez, un escurridizo ladrón, se introdujo en la casa de un apicultor durante su ausencia para robar la miel y los panales de sus abejas. Al regreso del apicultor, vio vacías las colmenas, y se detuvo a examinarlas. A los pocos minutos, las abejas volvieron de beber y encontrando allí al Apicultor, lo picaron con sus aguijones y le maltrataron horriblemente. En acto de cólera el apicultor dijo:

- ¡Malvados bichos!, ¡dejaron marchar sin castigo al que en verdad les robó los panales, y a mí, quien les cuida con mucho cariño, me hieren cruelmente!

Moraleja
Muchas veces sucede que vemos con desconfianza a nuestros amigos, pero por ignorancia, le tendemos la mano a quien es nuestro enemigo.


 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)