Mostrando las entradas con la etiqueta Fábulas de La Fontaine. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Fábulas de La Fontaine. Mostrar todas las entradas

La Abeja y los Zánganos

Cierta vez, algunos panales de miel no tenían dueño. Los zánganos decidieron reclamarlas, pero las abejas se oponían.

La disputa se llevó al tribuna de cierta Avispa donde tanto Abejas como Zánganos, decían que habían visto bichos alados de color oscuro volaban alrededor de aquellos panales. La señora Avispa aún indecisa sobre que decidir, abrió de nuevo el sumario y para mayor ilustración, pidió que todo un Hormiguero declare; pero aún así no pudo aclarar la duda.

"¿Me quieren decir a que viene todo esto?" - Preguntó una Abeja inteligente - "Desde hace seis meses este pleito aún continua, y seguimos en lo mismo desde el primer día. La miel sigue perdiéndose debido a esto y el Juez ya debería solucionar este dilema debido al gran tiempo que demanda. Deberíamos trabajar juntos tanto Zánganos como las Abejas, y sólo así veremos quien sabe hacer muy buena miel y panales bien hechos."

Los Zánganos privados por dichas tareas, no discutieron más ante aquella destreza. La Avispa con obvia explicación, brindó la miel a sus verdaderos dueños: las Abejas.

Así, se solucionó este dilema. Sin ya más palabreos demás, sólo el sentido común. No dejar que el juez abra la ostra, se la coma y de la concha vacía a otros litigantes.

fabula la fontaine la abeja y los zanganos

Moraleja
Por la obra se conoce al obrero.

El Zapatero y el Millonario

Hace mucho, un Zapatero remendón gustaba de cantar todo el día. Era muy alegre y cantaba tan bonito como ninguno. Él tenía un vecino muy contrario a él aunque tenia mucho dinero, pero cantaba poco y dormía menos: él era un Millonario.

Cuando el Millonario dormitaba de cansancio a mediados del día, él se despertaba con el cantar del Zapatero. Así fue tantas veces, que el Millonario se lamentaba el que no se pueda vender el dormir como el comer o beber.

Un día, el hombre Rico invitó a su vecino el Zapatero a su tienda y le dijo:

"A ver estimado cuénteme, ¿cuanto gana al año?"

"¿Al año?" - Dijo el Zapatero pensativo - "Perdone usted vecino, pero jamás he sacado cuentas de eso. Pero no me queda un centavo de un día para otro. Me siento feliz con poder llegar a fin de año comiendo el pan de cada día."

"Entonces, ¿cuanto ganas al día?" - Volvió a preguntar el Millonario.

"Algunos días gano más dinero que otros. Pero los días de fiesta no trabajo, así que dichos días no gano dinero."

El Millonario rió con la sencillez y nobleza del Zapatero, luego le dijo:

"Me gustaría ayudarte, así que te voy a regalar cien monedas de oro. Guárdalos para una buena necesidad."

El Zapatero maravillado y agradecido, había pasado de la pobreza a la riqueza en solo segundos. Agradeció al hombre rico, se retiró y ya en su hogar, guardó con recelo su fortuna bajo su cama.

Pese a tal recompensa, nada volvió a ser igual en la vida del Zapatero por aquellas monedas. Ahora sentía que tenía algo muy valioso que cuidar, y ya no dormía cómodamente ante el temor de que alguien entre en su hogar a robarle. Gracias al dormir mal, ya no tenía las mismas energías para trabajar a diario y mucho menos, el cantar de felicidad.

el zapatero y el millonario fabula

Tan molesta se volvió su vida de pronto, que a los pocos días de haber recibido aquella fortuna, acudió donde el Millonario a devolver todas las monedas.

El Hombre rico no encontraba lógica al acto del Zapatero que a la vez dijo:

"¿Cómo es posible que rechaces tal fortuna?. ¿No disfruta tener mucho dinero?"

"Pues verá vecino..." - Contestó el Zapatero - "Antes de tener dichas monedas, en mi casa era muy feliz. Cada mañana tras dormir plácidamente, me levantaba con energías para enfrentar mi trabajo diario. Mi felicidad era tan grande que cantaba cada vez que podía. Desde que recibí las monedas, mi vida ya no es igual. Vivo preocupado por proteger aquella fortuna y ni siquiera tengo tranquilidad para disfrutarla. Por eso, prefiero devolver estas monedas y vivir como antes. Gracias de todos modos."

Moraleja
La riqueza material, no es garantía de felicidad.

Fábulas de La Fontaine

Las fábulas de la Fontaine al igual que las Fábulas de Esopo, son aquellos relatos que nos transmite enseñanzas con una moralejas. Los personajes siguen siendo humanos, animales u objetos de los cuales, siempre los veremos en una pequeña aventura, dilema o suceso en especial.

Jean de La Fontaine fue un fabulista francés del siglo de oro francés. Muchas de sus fábulas cortas aún siguen vigentes y las puedes disfrutar aquí en esta bonita recopilación que mantenemos como tradición a las fábulas.

No te pierdas a continuación unas cuantas fábulas de la fontaine con moralejas educativas y relatos bonitos.

Los Animales con Peste

los animales con peste la fontaine


Hace mucho, apareció una terrible peste que atormentó al reino animal, y poco a poco fueron pereciendo muchos de ellos así como también las verdes plantas, valles, y colinas. Los animales muy alarmados con dicha situación se presentaron al Rey León para buscar una solución. El Rey León preocupado, se dirigió al Mono anciano y le pidió su opinión sobre la causa de aquel terrible mal. Él Mono le dijo:

"Esta terrible peste señor León, es un castigo del cielo. Creo que para calmar esta terrible calamidad, es necesario hacer un... Seguir leyendo ►


El León enfermo
el Leon enfermo la fontaine

Hace mucho, el Rey León cayó enfermo y su médico, el sabio Búho, le sugirió que descanse por un tiempo.

El León decidió que como iba a estar por mucho tiempo inactivo, sólo y aburrido, vayan a visitarlos cada uno de los animales de cada especie. Eso si, se hizo hincapié, que habrá total inmunidad contra sus temibles garras y que ninguno de sus invitados serían... Seguir leyendo ►



La Zorra y la Cigüeña
la Zorra y la Cigueña la fontaine

Cierta vez, una Zorra invitó insistentemente a su amiga Cigüeña, a cenar en su casa mencionándole platillos deliciosos e inolvidables. La Cigüeña, maravillada por tales manjares, acepto. Al día siguiente, fue muy alegre y con mucho apetito.

Cuando llegó y se sentó en la mesa, observó que la Zorra, servia una riquísima sopa en un plato muy plano. La Cigüeña muy hambrienta, comenzó a picar y a picar la sopa, pero gracias a su largo pico, no podía comer nada y para colmo, se le escapaba la... Seguir leyendo ►


El Gato y el Ratón
el Gato y el Raton la fontaine

Cierta vez, vivían en un viejo tronco de un viejo pino, un Gato come queso, un Búho dormilón, un Ratón cascanueces y también una esbelta Comadreja. Todos ellos eran famosos todos por su perversidad. Un astuto Cazador se percató que estos cuatro frecuentaban aquel tronco, pero no eran amigos. Así que se dijo:

"Pondré una red al pie de este tronco, y veremos quién cae primero."

Cuando amaneció, el Gato salió de su escondite en busca de comida y, sin darse cuenta, cayó en... Seguir leyendo ►


El Mono y el Gato
el Mono y el Gato la fontaine

Cierta vez en la casa de un buen señor, vivían dos animales traviesos, malos y descarados. Uno de ellos era un Mono al que le gustaba romper todo lo que estaba a su alcance solo por diversión. El otro era un Gato al que no le gustaba cazar pero si comer mucho.

Un día ambos pasaron por la puerta de la cocina, y vieron sobre el fuego unas castañas que el dueño había dejado cocinando. El Mono se acercó al Gato y le dijo... Seguir leyendo ►


Las Ranitas y el Tronco tallado

Hace mucho, una familia de Ranitas vivía en un lago, y en este lago, había un Tronco tallado que se veía desde la orilla. Las Ranitas adoraban divertirse y hacer muchas fiestas, pero sentía mucho temor y mucho respeto por aquel Tronco, así que en diversas oportunidades, ellas trataban de no hacer mucho ruido para no molestar al... Seguir leyendo ►



Los Dos Gallos
los dos gallos la fontaine

Cierta vez en un gallinero vivían dos Gallos amigos que por mucho tiempo, compartían el mismo hogar y jamás habían tenido pelea alguna. Cierto día, el Granjero trajo al gallinero una hermosa y altanera Gallinita.

Ambos Gallos se enamoraron perdidamente de ella y viendo que cada uno deseaba enamorarla, dejaron de lado su amistad. Un día de tanto discutir, ambos Gallos decidieron enfrentarse en un duro combate, y aquel que quede como vencedor, sería el... Seguir leyendo ►

La Comadreja en una Granero
La Comadreja en una Granero la fontaine

Cierta vez una Comadreja estaba muy hambrienta, y caminando por el bosque, llegó a una granja. Con mucho cuidado, logro entrar por un agujero de una granero y así, paso varios días comiendo tranquilamente grandes cantidades y dándose una y otra vez un gran banquete. Un día, cuando por fin quiso salir, la... Seguir leyendo ►


La Fábula del León
La Fábula del León la fontaine

Cierta vez, un León que era dueño de muchos prados, bosques y un gran rebaño de ovejas, reinaba feliz y en paz en su gran territorio. Un día, nació un Leoncito en un lugar vecino, pero lamentablemente se quedó huérfano. El León llamó a su Visir, El Zorro, y le dijo:

"Que te parece si traemos a aquel Leoncito y lo criamos?"

El Visir meditaba por unos minutos, hasta que de pronto dijo:

"Mi Rey, yo no me fio de este tipo de huérfanos. O somos amigos de ellos o los... Seguir leyendo ►





La Doméstica y la Escoba
La Doméstica y la Escoba la fontaine

Cierta vez, una Mujer que se dedicaba a realizar tareas domésticas, fue contratada para poner orden y limpiar una vieja y descuidada Mansión. Cuando llegó a dicho lugar, notó que se encontraba en muy mal estado y para colmo, no había lugar donde no se amontonara la basura. La Mujer tomó una vieja Escoba que estaba en la cocina, e inició su tarea. Tras un poco tiempo, notó que le era imposible avanzar ya que la... Seguir leyendo ►

El León enfermo y los Zorros

Hace mucho, el Rey León cayó enfermo y su médico, el sabio Búho, le sugirió que descanse por un tiempo.

El León decidió que como iba a estar por mucho tiempo inactivo, sólo y aburrido,  vayan a visitarlos cada uno de los animales de cada especie. Eso si, se hizo hincapié, que habrá total inmunidad contra sus temibles garras y que ninguno de sus invitados serían presa de él.

Los animales decidieron elegir a un Embajador y los Zorros pensaban en quien será el elegido. De pronto, uno de ellos interrumpió la charla y dijo:

"Acabo de regresar de los alrededores de la cueva del León, y he podido comprobar que hay huellas de animales que fueron a visitarlo, pero todas se dirigían hacia la entrada, pero ninguna regresa o sale. Gracias a esta investigación, debemos tener cuidado, porque a pesar de la promesa de inmunidad, es fácil entrar a la cueva del León, pero imposible saber cómo poder salir."

el leon enfermo y los zorros la fontaine

Moraleja
No creas en promesas de hábiles malvados,
su condición no cambia, ni enfermos ni cansados.