El Gusano de seda y la Araña


Trabajando un Gusano su capullo,
la Araña que tejía a toda prisa,
de esta suerte le habló con falsa risa,
muy propia de su orgullo: 

"¿Qué dice de mi tela el señor gusano?,
ésta mañana la empecé temprano,
y ya estará acabada a mediodía. 

¡Mire qué sutil es, mire qué bella!..."
El Gusano, con disimulo respondía:
"¡Usted tiene razón; así sale ella!"

fabula el gusano de seda y la arana iriarte
Moraleja
Se ha de considerar la calidad de la obra,
y no el tiempo que se ha tardado en hacerla.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)