La Hormiga y la Pulga

Cierta vez en un día tranquilo de verano, estaban una Hormiga y una Pulga que eran grandes amigas. Ellas se encontraron cerca del nido de la Hormiga y tras conversar un rato, la Hormiga le contó que estaba muy ocupada haciendo tareas muy importantes:

"Así es amiga Pulga. Debo almacenar mucha comida antes de que llegue el frío invierno, asegurar mi hormiguero, tratar con mis demás hermanas las tareas de nuestro hogar, etc etc etc..."

La Pulga sin ninguna sorpresa y nada interesada sólo asentaba la cabeza y respondía diciendo:

"Aya... Claro... Si, por su puesto... Me parece muy bien... No suena nada mal... Excelente...".

Al ver el poco entusiasmo e interés de su amiga Pulga, la Hormiga dijo:

"Oh... Parece que mi vida le parece sencilla y aburrida, ¿verdad amiga Pulga?. ¿Qué te parece si me acompañas a hacer todas aquellas actividades que te he estado contando?"

De pronto, la Pulga dio un gran salto para atrás y dijo con titubeo:

"Ammm... Hay... M-me encantaría mucho acompañarte amiga Hormiga, pero acabo de recordar que tengo que hacer muchas cosas."

fabula la hormiga y la pulga

Moraleja

Jamás menosprecies el trabajo de los demás,
por muy insignificante que te parezca.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)