La Fábula del León

Cierta vez, un León que era dueño de muchos prados, bosques y un gran rebaño de ovejas, reinaba feliz y en paz en su gran territorio. Un día, nació un Leoncito en un lugar vecino, pero lamentablemente se quedó huérfano.

El León llamó a su Visir, El Zorro, y le dijo:

"Que te parece si traemos a aquel Leoncito y lo criamos?"

El Visir meditaba por unos minutos, hasta que de pronto dijo:

"Mi Rey, yo no me fio de este tipo de huérfanos. O somos amigos de ellos o los desaparecemos antes que se hagan fuertes e imparables."

El León creyendo cruel las palabras de su Visir, no escucho dichos consejos e hizo traer a aquel Leoncito a sus dominios para poder criarlo.

Tiempo después, el León envejecía, y el Leoncito se volvía cada vez más fuerte asolando todo los dominios del viejo León y liquidando todo lo que se le de la gana. Los reclamos fueron llegando uno a uno por todos aquellos daños. Algunos le daban alimentos y ofrendas para calmar su atroz apetito, pero aún así era incontrolable.

El Viejo León, estaba arrepentido por no haber escuchado los consejos de su Visir el Zorro. Si tan sólo lo hubiera escuchado, hubiera prevenido muchos desastres.

fabula el leon la fontaine

Moraleja
La Imprudencia causa a veces resultados fatales, y peor si dejas que prospere la semilla del mal.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)