El Mono y el Gato

Cierta vez en la casa de un buen señor, vivían dos animales traviesos, malos y descarados. Uno de ellos era un Mono al que le gustaba romper todo lo que estaba a su alcance solo por diversión. El otro era un Gato al que no le gustaba cazar pero si comer mucho.

Un día ambos pasaron por la puerta de la cocina, y vieron sobre el fuego unas castañas que el dueño había dejado cocinando. El Mono se acercó al Gato y le dijo:

"Oye amigo, ¡es hora de comer!... Oh... Si al menos tuviera aquellas garras poderosas que tienes, esas deliciosas y exquisitas castañas ya hubieran sido mía al instante."

El Gato quien era muy veloz, no lo pensó dos veces y de inmediato, sacó cada una de las castañas del fuego. Por otro lado, el Mono las recibía y se las iba comiendo sin que el Gato lo sepa.

De pronto, entró el Dueño y sorprendió a ambos ladronzuelos acechando las castañas. Ellos de inmediato huyeron de lugar y como era de esperar, el Gato se llevó un descontento ya que no probó bocado alguno.


el mono y el gato fabula la fontaine

Moraleja
En una sociedad a veces el burlador es burlado.

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)