El Caminante y la Mula de alquiler

Cierta vez, con la barriga llena de paja y cebada, una Mula que había sido alquilada por un Caminante, empezó a correr por el camino llena de energías. Tan rápido corría ella, que el Hombre apenas podía caminar a su ritmo.

Él, feliz por los grandes ánimos del jumento, pensaba en todo lo provechoso que podía hacer con el tiempo libre que iba a ganar debido a su velocidad. Mientras seguía haciendo planes en su mente, la Mula poco a poco iba bajando su ritmo e iba más y más lento.

El Caminante sorprendido por este cambio tan abrupto, intentó reanimar a la Mula pero por más que la azotó, gritó e hizo uso de otros métodos, ella iba no subía su marcha más sólo iba lento y muy paciente, aparte de morder al Hombre o dando gruñidos para que la deje en paz .

Muy molesto por no lograr que ella se reanime y ver que no llegaría a tiempo a cumplir sus deberes, el Caminante bajó de su montura y criticaba negativamente su desdicha al tener de "Mula" a ella.


Moraleja
Los que empiezan elevando el estilo,
se ven tal vez precisados a humillarle después demasiado.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)