Bóreas y Hélios

Hace mucho, Bóreas (el Viento del Norte) y Hélios (el Sol) discutían por quien de los dos era el más fuerte de ellos.

Un día de tantas discusiones, vieron pasar a un Caminante con capa y sombrero. Llegando a un acuerdo, decidieron ambos ceder todo el crédito de la victoria a aquel que consiguiera quitarle las vestimentas a este señor.

El primero fue Bóreas, que empezó a soplar y soplar con fuerza para lograr su objetivo, sin embargo, el hombre apretó su vestimenta sin ceder. Bóreas sorprendido decidió soplar aun más fuerte, pero el Caminante incómodo por el frío, sacó otro manto aún más grueso y se lo puso encima continuando su camino. Bóreas muy cansado y aceptando su derrota, dijo no poder más y cedió el turno a Helios.

Cuando Helios empezó, lució con moderación una sonrisa que provocó calor al Caminante hacer que se quite el manto que se había puesto. Luego Helios empezó a aumentar su calor con grandes y cálidos rayos de luz. El Caminante ya no pudiendo soportar el terrible calor, decidió quitarse su capa, sombrero y traje, y fue al río a darse una refrescante zambullida.

fabula boreas y helios

Moraleja
La persuasión es mucho más eficaz que la fuerza.
Fábula similar: El Viento y el Sol
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)