La Pulga y el Hombre

Una vez, un Hombre disfruta de un placentero sueño, hasta que de pronto sintió una picazón por todo su cuerpo.

Muy molesto por dicha incomodidad, buscó por toda su cama para ver qué era lo que le causaba tanta molestia. Tras buscar un buen rato, encontró una Pulga e indignado, él le dijo:

"¿Cómo te atreves a picarme por todo mi cuerpo y privarme de mi merecido descanso insensato bicho?"

La Pulga contestó:

"Perdóneme Señor, no fue mi intención molestarlo. Le pido por favor que me deje vivir ya que por mi pequeño tamaño, no creo que lo pueda molestar mucho."

El Hombre se rió de las ocurrencias de la Pulga, y luego le dijo:

"Lo lamento Pulga, pero no tengo ningún motivo para seguir aguantando tus picaduras, no importa si es grande o pequeño el daño que me causes, tendrás que ser liquidada."

fabula la pulga y el hombre

Moraleja
Todo aquel que le hace daño a otra persona,
debe estar dispuesto a afrontar las consecuencias.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)