Esopo y los Esclavos

Cierta vez, caminaba Esopo en compañía de muchos Esclavos y su Amo. Ellos tenían muchos bultos pesados que llevar, y al no congeniar entre ellos quien llevaría los más pesados, se originó una discusión entre los Esclavos.

Esopo era el jefe que debía dar el ejemplo, así que viendo tal alboroto, dijo:

"Yo me encargaré del cesto de provisiones que es el más pesado."

Aquella actitud, motivó a que los demás carguen los bultos restantes sin poner pero alguno.

Tras una larga caminata, se hizo una parada para que todos puedan desayunar. Todos obtuvieron comida del cesto de provisiones que llevaba Esopo, y así, había disminuido su peso. Cuando terminaron de comer, prosiguieron su camino.

Al llegar el medio día, todos se dispusieron a descansar para que puedan almorzar tranquilamente, y así, siguió disminuyendo la comida del cesto otra vez. Al atardecer, se hizo otra parada y de la misma manera, disminuyó la comida.

Al Anochecer, los Esclavos cansados aún llevaban la misma carga, en cambio Esopo, llevaba ya sólo un cesto vacío.

fabula esopo y los esclavos

Moraleja
El hombre inteligente y astuto,
hasta de los males saca fruto.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)