El León y la Rana

Cierta vez, un León que después de su gran banquete, decidió tomar una siesta cerca del estanque lleno de floresta.

En aquel lugar, vivía una Rana gritona que se puso a cantar fuertemente sin importarle quien la escuche. El León despertó de inmediato por tal bulla y, muy molesto por el canto, sacudió su melena, e inició la búsqueda de aquella intrusa para darle su merecido castigo.

"¡¿Quién se atreve a perturba mi sueño placentero?!" — Dijo el León.

A los pocos segundos de su búsqueda, el León encontró a la ruidosa Rana y sin mucho reparo, la pisó. Luego dijo:

"Señora Rana. Haga menos ruido y tenga más respeto para el sueño de su Rey."

fabula corta del leon y la rana

Moraleja

Quien respeta investidura,
tiene la vida segura.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)