El Labrador y los Perros

Hace mucho, durante una larga temporada de lluvias, un Labrador tuvo la desdicha de que su casa se había inundado por dichas lluvias.

Cuando se agotaron las provisiones, el Labrador sacrifico a sus ovejas para poder alimentar a su Familia. Varios días después, le llegó el turno a las cabras. El Labrador antes de empezar, se dijo:

"Me da pena sacrificar a todos mis animales, pero no me queda otro remedio."

Los días pasaban y las lluvias sólo aumentaron. La escases de comida era notoria así que el Labrador empezó a sacrificar a sus bueyes.

Uno de los varios Perros que el Labrador criaba, notó el gran drama que vivía la familia, así que se acercó a sus camaradas y dijo:

"Hermanos, como van las cosas pronto seremos los siguientes. Así que desde ahora huyamos y muy lejos; de lo contrario pasaremos a ser la comida del Amo y la de sus hijos."

fabula del labrador y los perros

Moraleja
Huir del peligro no es de valientes,
pero sí de prudentes.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)