La Fábula de los Sentimientos

Hace mucho en una isla, vivían juntos todos los sentimientos: El amor, la alegría, la tristeza, la riqueza, la vanidad y otros mas. Un día, les avisaron que la Isla se iba a hundir y debían salir de ella si querían salvarse.

Los sentimientos se reunieron y subieron en sus botes para salir de la Isla. El Amor se quedó un rato más en la isla que tanto amaba, pero en sus recuerdos, no se dio cuenta y la Isla ya estaba prácticamente hundida. El Amor en el agua a punto de ahogarse, pidió ayuda a los demás sentimientos para que lo rescaten.

"No puedo ayudarte." - Dijo la Riqueza - "Tengo mucho oro y plata en mi bote, no tengo espacio para ti."

"Imposible ayudarte." - Dijo la Vanidad - "Estás todo mojado y estropearás mi bote."

"Lo lamento amor." - Dijo la Tristeza - "Estoy muy triste así que deseo estar solo."

La Alegría quien iba muy feliz, no se había percatado de los pedidos de auxilio del Amor, y siguió su camino tranquilamente.

El Amor muy desesperado, lloró y gritaba desconsoladamente, hasta que de pronto, escuchó una voz suave que le dijo: "Ven... yo te llevaré.". Cuando el Amor lo vio, notó que era un Viejito quien lo había rescatado.

El Amor estaba muy feliz por ser rescatado que olvidó preguntarle su nombre. Cuando llegaron a tierra firme, el Amor preguntó a la Sabiduría:

"Amiga. ¿Quien era aquel viejito que me rescató?"

La Sabiduría respondió:

"Fue el tiempo."

El Amor confundido, preguntó por qué el Tiempo lo había ayudado. La Sabiduría nuevamente respondió:

"Porque sólo el tiempo es capaz de ayudar y entender al amor."

fábulas de amor
Moraleja
Todo lo que necesita el amor, es el tiempo.
El amor no se debe apresurar, solo se debe vivir.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)