La Encina y la Caña

Una gran Encina le decía a una delgada Caña:

"El peso de un pajarito te incomoda y la brisa te hace besar la tierra, en cambio mis ramas se elevan hacia los cielos y resisten la fuerza de los vientos."

La Caña escuchaba en silencio, pero nuevamente la Encina volvió a decir:

"Debiste crecer junto a mi para protegerte. Siempre brotas bajo los dominios del viento. Que injusta fue la Naturaleza contigo, ¿verdad?."

Cuando terminó la Encina, la Caña respondió:

"Habla tu mal corazón amiga Encina. Es cierto que me doblo, pero no me quiebro. No olvides que el orgullo tiene su fin."

Al terminar de hablar la Caña, sopló desde el horizonte un fuerte huracán que arrancó desde la raíz a la Encina y se la llevó. Por otro lado, la Caña seguía meciéndose contenta y ágilmente.

La encina y la caña

Moraleja
Frente a dura adversidad,
se hace fuerte la debilidad.

*Encina: La encina es un árbol de la familia de las fagáceas. Otros nombres vulgares con los que se conoce a la encina son carrasca, chaparra o chaparro.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)