El Tordo y la Golondrina

En un jardín, vivía un joven Tordo que tenia gran amistad con una Golondrina viajera.

Ella era muy amable y alegre con el Tordo que, al inocente le pareció galante y reservada, al extremo de cederle hogar, comida y amor.

Un día, el joven Tordo dijo:

"No hay nada en el mundo como la amiga que he encontrado esta primavera."

"Lo que hay..." - Dijo la Madre del Tordo - "Es un hijo tonto como tu. ¿No sabes que cuando llegue el invierno, ella retornará con los suyos a la caliente tierra de donde viene?. Para dar amistad verdadera, hay que esperar un verano, y un invierno; y quizás varios veranos... y varios inviernos."

El Tordo y la Golondrina

Moraleja
La verdadera amistad,
no es flor de un solo día.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)