El Labrador y el Árbol

Hace mucho, en los campos de un Labrador había un viejo Árbol que no daba ningún fruto y solo era hogar de Gorriones y Cigarras.

El Campesino considerando que el árbol era un estorbo, decidió eliminarlo, pero los inquilinos quienes eran las Aves le dijeron implorando:

"Por favor Señor, no nos quite nuestro hogar. Desde aquí nosotros cantamos y alegramos su vida y la del pueblo, piense en ello."

El Campesino ignorando las suplica de las Aves, tomó su hacha y al dar un certero golpe en el tronco tratando de derribarlo, un lado del tronco cortado cayó, y apareció un enorme panal abundante miel

Desde ese entonces, el Labrador cuidó el árbol con mucho cuidado.

El Labrador y el Árbol

Moraleja
Inútil en apariencia,
provechoso en esencia.
 

 

     Facebook  Twitter Google+ Imprimir
 
Déjanos un comentario
(Respeta a los demás, evita los comentarios ofensivos)